Controles oculares en la edad pediátrica

Controles oculares en la edad pediátrica

16/05/2017

El desarrollo integral del niño depende en gran parte de la correcta evolución de su visión. Si el cuidado de los ojos es crucial a lo largo de la vida, en la infancia cobra aún más importancia.

Cuando nacemos, nuestro sistema visual no está aún desarrollado, y tanto el ojo como sus anejos van a sufrir importantes cambios anatómicos y fisiológicos que no concluirán hasta la pubertad. La maduración de la visión requiere de un largo aprendizaje que se inicia los primeros días de vida y culmina a los 8-9 años de edad, siendo los cuatro primeros los de mayor progresión. Durante este período crítico, las áreas visuales del cerebro son estimuladas por la impresión de imágenes claras sobre la retina, de forma que cualquier defecto que provoque una mala visión de uno o ambos ojos en esta etapa, puede desembocar en un problema de ambliopía u “ojo vago”. Es por ello que resulta primordial la detección precoz de cualquier patología ocular en la infancia, y evitar así la continuidad del problema en la edad adulta.

Se estima que un 20% de la población infantil tiene algún problema visual, lo que significa que uno de cada cuatro escolares sufre algún trastorno de la visión. De las enfermedades oculares que pueden afectar a los niños, destacan por su frecuencia los defectos de refracción, ya sea miopía, hipermetropía o astigmatismo, las anomalías estructurales del ojo, como la catarata congénita, la ptosis palpebral (párpado caído) o las opacidades corneales, y el estrabismo. Todas ellas constituyen causas que pueden generar, en mayor o menor grado, un retraso en la maduración visual y por tanto ambliopía. Debemos tener en cuenta que la posibilidad de recuperación del ojo vago es alta si se diagnostica y trata antes de los cuatro años, edad a partir de la cual disminuye progresivamente, siendo prácticamente nula a partir de los 9-10 años. Lo que no aprendemos a ver en los primeros años de la vida, no se va a recuperar posteriormente en la edad adulta, por lo que es vital revisar periódicamente nuestro sistema visual y realizar así un diagnóstico lo más precoz posible en caso de que exista patología.

La primera exploración oftalmológica debe llevarse a cabo en el nacimiento, para descartar la presencia de anomalías estructurales congénitas o problemas oculares severos. Más adelante, y a pesar de no existir sintomatología aparente, es conveniente realizar un examen ocular completo por parte del especialista, a los 2-3 años de edad, para evaluar el segmento anterior y posterior del globo ocular, detectar posibles defectos de refracción y valorar el estado de la motilidad ocular para descartar la presencia de estrabismo. La cadencia de los posteriores controles dependerá de los hallazgos de esta primera exploración, y posteriormente, aunque no haya patología, se recomienda realizar revisiones anuales hasta los 8-9 años, periodo en que finaliza el aprendizaje visual. A partir de esta edad, podemos espaciar los controles bianualmente hasta alcanzar la mayoría de edad.

Nunca es demasiado pronto para la primera revisión de la visión infantil, mientras que en ocasiones sí puede llegar a ser demasiado tarde. Sin duda, con un diagnóstico precoz estamos a tiempo.

 

Dra. Idoia Rodríguez Maiztegui

Oftalmóloga

 

 

 

Inscríbete a nuestra newsletter




Testimonios

  • Belinda Washington “El trabajo que hace la Fundación es fantástico. El objetivo es muy bueno, ayudar a [...]
  • Albert Om “La clínica Barraquer es un microestado independiente visitado por gente de todo el [...]
  • Plácido Domingo “Su increíble y total dedicación al paciente al que trata además de con su ciencia [...]
  • Ver todos

Pedir cita

Solicita visita con nuestros especialistas

PIDE CITA AHORA