Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

Entrevista Dra. María de la paz Oftalmóloga

10/11/2015

- ¿Nos podrías contar un poco tu background?

Soy cien por cien Filipina. Mis padres son ambos de Filipinas, y allí fue donde completé mi residencia en medicina general y en oftalmología.

- ¿Cuál habría sido tu próximo paso?

Como para casi todos los médicos filipinos al terminar su residencia, mi sueño era trasladarme a Estados Unidos para seguir mi formación médica con un fellowship en Harvard Medical School.

- Entonces, ¿cómo llegaste a tener contacto con Barraquer?

En 1999, cuando yo estaba terminando mi segundo año de residencia de oftalmología en Manila, mi jefe me pidió que lo acompañara a recibir a un doctor muy importante de España, que venía como invitado para hablar en el Asia Pacific Congress of Ophthalmology. Yo era la única persona que sabía hablar un poco de español, ya que, en mis años de adolescencia, me gustaba tanto la música de Ricky Martin y su grupo, Menudo, que aprendí español para poder entender la letra de sus canciones.

Durante los siguientes cinco o seis días que duró el congreso, estuve acompañando a tiempo completo al Profesor Barraquer y a Doña Mariana, haciendo de chófer y de traductora. Hubo feeling con el Profesor, y al final de su estancia me ofreció venir a Barcelona para hacer una estancia.

- Imagino que aceptaste…

Sí, acepté, pero no porque fuera mi sueño, sino por cortesía hacia el Profesor. Yo seguía queriendo ir a Harvard.

- ¿Qué hizo que cambiases de opinión?

Cuando terminé la residencia, mi madre me recordó la oferta del Profesor Barraquer, y me insistió en que aceptara la invitación. Completé los trámites necesarios y… ¡aquí estoy! ¡Y todo gracias a Ricky Martin! (se ríe)

¡Eso suena a obra del destino! ¿Cuántos años llevas ejerciendo en el Centro Barraquer? Llegué a España en 2001, así que ya son catorce años. Pasé dos años de becaria, cuatro años haciendo el fellowship, y desde el 2008 soy colaboradora del Centro.

- ¿Cuál es tu mayor sacrificio, si hay alguno, al trabajar en Barraquer?

El único sacrifico es que siempre he querido ser médico para poder ayudar a mi país, cosa que ahora mismo no puedo hacer. Pero también considero que, estando aquí en Barcelona, y habiendo viajado con la Fundación Barraquer, he podido ayudar a mucha más gente.

- ¿Y tu mayor satisfacción?

¡Estoy viviendo un sueño! Como especialista en córnea y superficie ocular, estoy realizando cirugías que jamás hubiera pensado que haría, como es la osteo-odonto queratoprótesis, una técnica que hacen quizás menos de diez cirujanos a nivel mundial. El Profesor me abrió la puerta, y a él le debo tanto mi vida profesional, como la personal.

- ¿A qué te refieres cuando dices que le debes tu vida personal? Si no hubiera venido a trabajar a la Clínica Barraquer, no hubiera conocido a mi marido Juan, también médico cirujano, oftalmólogo colaborador del Centro. Todo encaja cuando tienes a una persona tan cercana que además te puede enseñar muchas cosas provenientes de una gran acumulación de experiencia profesional.

- La verdad es que sí, todo encaja. Para concluir, ¿algunas palabras de sabiduría para aquellos que quieran formarse como médicos?

En Filipinas decimos: “tú recibes lo mismo que das”. Es algo que se aplica tanto en los años de estudio, como en la práctica profesional posterior.

Newsletter