Hablamos de Ambliopía u ojo vago

Hablamos de Ambliopía u ojo vago

31/01/2017

Aprendemos a ver durante los primeros años de vida. La visión se desarrolla desde el nacimiento y se consolida sobre los 7-8 años; durante esta etapa es fundamental que la imagen que llega al cerebro sea nítida.

Cuando este proceso no se realiza de forma correcta, provocará una ambliopía, o comúnmente conocido como ojo vago.

Esta disminución de agudeza visual, si se detecta y se trata en edades tempranas, puede ser reversible. Es la etapa de plasticidad ocular, en la que sí tratamos y estimulamos el ojo vago, antes de que finalice el desarrollo de la visión, conseguiremos una agudeza visual dentro de la normalidad.

Las causas que más frecuentes que provocan ambliopía son los defectos de refracción, es decir, astigmatismo, miopía o hipermetropía, también puede causarla estrabismo (desviar los ojos), o cuando no hay transparencia de medios (como una catarata congénita, ptosis o párpado caído o un problema en la córnea…).

Es importante pues detectar los signos o síntomas que nos hagan sospechar que puede haber una ambliopía. En primer lugar los antecedentes familiares (padres, hermanos, etc.). Fijarnos si el niño desvía los ojos, hace guiños, si se queja de dolor de cabeza frecuentes al final de día, si tiene párpado caído… Muchas veces hay niños que presentan bajo rendimiento escolar, que les cuesta prestar atención… en estos casos, lo primero que hay que descartar es que el niño vea y oiga bien, porque muchos de ellos no siguen bien la clase porque simplemente no ven, y les cuesta seguir el ritmo, o se distraen porque al no ver bien se aburren. En general los pequeños con ambliopía no se quejan de la mala visión pues no han llegado a ver bien nunca, es por esto que insistimos en que es necesario realizar controles con el oftalmólogo a la edad de 2-3 años y una segunda revisión a los 5-6, aunque el niño esté asintomático, aunque no hayamos detectado ningún signo de alarma, aunque no haya antecedentes familiares, porque en cuanto antes detectemos el problema, antes podremos tratarlo, y obtener así mejor pronóstico visual.

El tratamiento consistirá en corrección óptica adecuada (gafas) en el caso de astigmatismo, miopía o hipermetropía y según el caso oclusión del ojo “bueno”, para estimular y “hacer trabajar” al ojo vago.

A veces es necesario corregir la causa mediante una cirugía, en el estrabismo, el párpado caído o la catarata congénita.

Dra. Ainhoa Martínez Grau

Inscríbete a nuestra newsletter




Testimonios

  • Belinda Washington “El trabajo que hace la Fundación es fantástico. El objetivo es muy bueno, ayudar a [...]
  • Albert Om “La clínica Barraquer es un microestado independiente visitado por gente de todo el [...]
  • Plácido Domingo “Su increíble y total dedicación al paciente al que trata además de con su ciencia [...]
  • Ver todos

Pedir cita

Solicita visita con nuestros especialistas

PIDE CITA AHORA