Presbicia y vista cansada



Doctores

Presbicia o vista cansada

¿Qué es la presbicia o vista cansada?

Quizá el problema de la vista que acaba afectando a un mayor número de personas es el de la presbicia, familiarmente llamada “vista cansada”. Actualmente se estima que en el mundo habrán unos 1.800 millones de présbitas, y para el año 2020 se espera que alcancen 2.300 millones. No es, por ello, sorprendente que la posibilidad de solucionar la presbicia mediante cirugía se haya convertido en una de las nuevas fronteras de la oftalmología.

La presbicia es el resultado de la pérdida de la acomodación, la capacidad fisiológica que nos permite mantener una imagen nítida de un objeto a medida que esta se nos aproxima. La acomodación implica un aumento del poder óptico del ojo, acercando el punto focal desde la situación lejana hasta uno más próximo como el de lectura. Para enfocar a 33 centímetros (cm) del ojo, partiendo del foco lejano, debemos acomodar 3 Dioptrías (D).

Síntomas de la vista cansada

La acomodación disminuye con la edad y hacia los 40 años quedan sólo unas 3 ó 4 D: se empieza a notar dificultades para leer cómodamente sin ayuda de gafas. Por encima de los 40 la presbicia se hace cada vez más manifiesta, hasta que la acomodación llega a su mínimo hacia los 65 años.

Algunas personas en la edad de la presbicia leen, aparentemente, sin ayuda. Aunque esto puede deberse a múltiples factores, lo más frecuente es que presenten un ligero defecto de tipo miopía o astigmatismo miópico. Requerirán menor amplitud de acomodación para ver bien de cerca, sin embargo, en la edad de la presbicia incluso los miopes necesitan una corrección distinta para ver con nitidez de cerca y de lejos.

Tratamiento de la presbicia

En la actualidad, además de las gafas de lectura, bifocales y progresivas, existen lentes de contacto bi o multifocales. Otra opción efectiva es la llamada monovisión, consistente en corregir un ojo (el dominante) para lejos y el otro para cerca.

Ninguno de los métodos quirúrgicos propuestos hasta ahora ha sido capaz de restaurar una verdadera acomodación, en el sentido de la capacidad dinámica y continuamente variable para enfocar a todas las distancias; sólo ciertas formas de remediarla en mayor o menor medida, se denomina pseudo-acomodación.

Destacan las lentes intraoculares (LIO) bifocales, multifocales y de focal variable. En general, se trata de cirugía del tipo de la catarata, con intercambio del cristalino por una LIO. Las ópticas para cerca y lejos en la misma LIO se encuentran superpuestas y producen simultáneamente focos cercano y lejano sobre la retina. De esta disposición se derivan ciertas limitaciones en la calidad visual y a veces molestias en visión nocturna, aunque es el cerebro el que en última instancia escogerá́ la imagen que le interesa en cada momento y su capacidad de adaptación puede compensar muchas de las imperfecciones del sistema.

Las técnicas corneales para la presbicia incluyen desde las de monovisión, mediante procedimientos clásicos con láser (tipo LASIK o similares) corrigiendo un ojo para cada distancia, hasta las de creación de córneas bi- o multifocales (presbyLASIK). La principal desventaja, es la práctica irreversibilidad de los procedimientos corneales ablativos con láser.

Pueden insertarse implantes intracraneales en el espesor de la córnea finos lentículos, sea levantando un colgajo como en un LASIK o creando un bolsillo interlaminar. Estos implantes pueden ser de tipo refractivo (lente intracorneal), incluso para crear una córnea bifocal, o bien en forma de diafragma sin poder óptico (AcuFocus KAMRA, Bausch & Lomb). Se lograría así́ una nitidez suficiente en un amplio rango de distancias de cerca a lejos.

Prevención

Aunque se han propuesto diversos ejercicios y suplementos nutritivos (como la luteína) para retrasar el inicio de la presbicia, no hay evidencias científicas de que sean efectivos.

En el horizonte aparecen diseños novedosos de LIO acomodativas, alguna de las cuales posiblemente llegue a cumplir las expectativas. Una forma de recuperar realmente la acomodación fisiológica sería la substitución del contenido del cristalino por un gel transparente y elástico que rellenaría el saco capsular (Phaco-ersatz). Esta idea no es nueva pero para su aplicación práctica deberá́ aún superar algunos problemas técnicos. Finalmente, con la llegada de los láseres ultrarrápidos (de femtosegundos) se empieza a plantear la posibilidad de hacer cirugía en el cristalino sin afectar a su transparencia, eventualmente recuperando su elasticidad y función acomodativa.

 

Doctores


Testimonios

  • Albert Om
    “La clínica Barraquer es un microestado independiente visitado por gente de todo el [...]
  • Marina Geli
    “La familia Barraquer ha crecido con Barcelona, con sus anhelos de modernidad y de [...]
  • Jordi Sabatés
    “El milagro Barraquer. Un trato de alto contenido humano, sin prisas, con un rigor [...]
  • Ver todos