Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

Jeroni Nadal

02/12/2020

  • A diferencia de otros materiales, la retina de grafeno mejora la estimulación de la retina y logra una mayor agudeza visual
  • Cirujanos expertos de nuestro Centro inician una de las últimas fases experimentales

La Fundación Barraquer, junto con el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2), el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), el Instituto de Física de Altas Energías (IFAE) y el Instituto de la Visión de París, participa en un proyecto tecnológico pionero para implantar una nueva retina artificial que abre las puertas a devolver la visión a personas con ceguera.

La aplicación de esta nueva técnica, que acaba de iniciar una de las últimas fases experimentales antes de aplicarse en humanos, podría suponer una auténtica revolución en el ámbito de la oftalmología, gracias al uso del grafeno, un material de alta conductividad, muy flexible y ligero.

El objetivo del proyecto, denominado i-VISION (Adaptive Retinal Implant Technology for Vision Restoration) y que se inició en 2015, es desarrollar una tecnología de prótesis de retina capaz de ofrecer una alta agudeza visual a personas ciegas que sufren enfermedades de la capa externa de la retina, como la retinosis pigmentaria, la degeneración macular asociada a la edad o la enfermedad de Stargardt, entre otras.

En España actualmente hay más de 15.000 y 700.000 personas afectadas por la retinosis pigmentaria y la degeneración macular asociada a la edad, respectivamente. Pese a que en ambos casos las células fotoreceptoras -encargadas de convertir la luz en impulsos nerviosos que luego el cerebro transforma en imágenes- dejan de funcionar, las neuronas que mandan la información al cerebro se mantienen intactas.

Este sistema de aplicación de prótesis de retina procesa imágenes del exterior a través de una cámara que se encarga de estimular estas neuronas mediante unos electrodos para recrear la visión. Con las técnicas utilizadas hasta el momento, la capacidad de restaurar la visión es bastante limitada, pero con el uso del grafeno las expectativas cambian completamente.  

El nuevo dispositivo consiste en implantar en la parte interna de la retina un electroestimulador con miles de estimuladores, que se encargan de sortear el defecto en la retina externa que tienen las personas con retinosis pigmentaria y degeneración de la mácula y que causa su ceguera.

A diferencia de otros materiales, con los que lo máximo que se conseguía es que el paciente pudiera llegar a ver sombras, el doctor Jeroni Nadal, subdirector médico y coordinador del área de Retina y vítreo del Centro de Oftalmología Barraquer, asegura que “el grafeno supone un gran avance en visión artificial, ya que logra una mayor estimulación de la retina y permite identificar y discriminar mejor las imágenes, con lo que, en el futuro, la persona ganaría en autonomía”.

Tras haber finalizado el diseño del implante, un equipo de cirujanos del Centro de Oftalmología Barraquer, dirigidos por el doctor Jeroni Nadal, acaba de iniciar la fase de experimentación en animales. Una vez finalizada, el siguiente paso será validar el aparato con más experimentos en el Instituto de la Visión de París para acabar de perfilar hasta el último detalle la tecnología. Con todo, se estima que la prótesis esté lista para ser utilizada por las primeras personas enfermas dentro de unos dos años.

“Es muy emocionante poder aportar nuestros conocimientos y experiencia en este proyecto tan innovador y revolucionario en el campo de la visión artificial”, asegura el doctor Jeroni Nadal. “Nuestra participación en investigaciones multidisciplinares como esta es una muestra más de nuestro compromiso con la ciencia, la innovación y, sobre todo, la búsqueda de soluciones para mejorar la vida de nuestros pacientes”, añade.

Los resultados obtenidos hasta el momento son fruto de muchos años de investigación y de la colaboración de científicos procedentes de distintos centros punteros. En este sentido, la confección de la prótesis no habría sido posible sin los conocimientos y experiencia en nanomateriales, electrónica y microscopía del Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2), el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) y el Instituto de Física de Altas Energías (IFAE), tres instituciones reconocidas con el Premio Severo Ochoa a la Excelencia y miembros fundadores del Instituto de Ciencia y Tecnología de Barcelona (BIST). El doctor Jeroni Nadal y el Institut de la Vision de la Universidad de la Sorbona (París) harán posible su aplicación quirúrgica en el cuerpo humano gracias a su conocimiento fisiológico y clínico.

El proyecto i-VISION fue galardonado el año pasado en la II edición de las Becas de Investigación en Salud de la Fundación La Caixa. Esta iniciativa se seleccionó entre un total de 22 proyectos de las 632 propuestas para actuar en ámbitos como la oncología, las enfermedades infecciosas o la neurociencia.

En el Centro de Oftalmología Barraquer ya contamos con experiencia en el ámbito de la visión artificial a través del proyecto ARGUS II, que en 2016 permitió implantar el primer ojo biónico o retina artificial y devolver la visión a tres primeras personas en España, aunque con ciertas limitaciones que ahora, con el nuevo sistema todavía en fase experimental, se pretenden mejorar.

Newsletter