Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

Durante 140 años, la familia Barraquer se ha dedicado al cuidado de la salud ocular. El Profesor Ignacio Barraquer, miembro de la segunda generación de oftalmólogos, ha pasado a la historia por ser un visionario y apostar en plena posguerra española por la construcción del Centro de Oftalmología Barraquer, el primer hospital en España dedicado exclusivamente al tratamiento de afecciones visuales.

La inauguración del Centro en 1941 creó un polo de atracción internacional por el éxito y la repercusión de su labor médica. Además, gracias a su estilo ‘art decó’ combinado con Bauhaus, se convirtió también en un motivo de orgullo para los barceloneses y un emblema arquitectónico de la ciudad.

El Centro, tras casi 80 años de éxito y atraer a pacientes de todo el mundo, sigue desarrollando el proyecto original y ha consolidado su trayectoria, marcada por la aportación de revolucionarias técnicas y tratamientos que lo han llevado a ser reconocido como una entidad pionera en su especialidad. A continuación, conoce a las cuatro generaciones de oftalmólogos que lo han hecho posible.

José Antonio Barraquer Roviralta

Inaugura el servicio oftalmológico del antiguo Hospital de la Santa Creu.

Es nombrado primer catedrático de Oftalmología en España.

Funda la Sociedad Oftalmológica de Barcelona.

Ignacio Barraquer Barraquer

Se doctora en Medicina con la máxima calificación.

Revoluciona el mundo oftalmológico con la invención del erisífaco, un aparato productor del vacío regulable que facilitaba la extracción del cristalino. Da a conocer el procedimiento como facoéresis (del griego, phakós = lente, y erysis = arrancar).

Es nombrado catedrático de Oftalmología.

Organiza un servicio de oftalmología en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau.

Inaugura el Centro de Oftalmología Barraquer, primer centro monográfico de esta especialidad en España. El edificio es diseñado por él mismo junto con el arquitecto y diseñador Joaquín Lloret Homs y se convierte en emblema de Barcelona por su estilo Art Déco combinado con Bauhaus.

Funda junto a su esposa el Instituto Barraquer, una asociación científica independiente y autofinanciada dedicada a la investigación y enseñanza oftalmológica, al intercambio de ideas y descubrimientos científicos, a la divulgación de terapias médicas y quirúrgicas, y a la promoción general de la oftalmología. Actualmente, el Instituto está adscrito a la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

José Ignacio Barraquer Moner

Desarrolla la queratoplastia refractiva,una innovadora técnica adoptada por todos los oftalmólogos del mundo.

Se convierte en precursor de la cirugía refractiva gracias al desarrollo de una técnica con la que se podrá corregir quirúrgicamente la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. El procedimiento, conocido como queratomileusis, consiste en extraer una córnea defectuosa, congelarla, tornearla con la curvatura adecuada, descongelarla y volver a trasplantarla en el ojo.

Joaquín Barraquer Moner

Descubre la acción de la alfa-quimotripsina sobre la zónula humana y desarrolla la técnica de la zonulolisis enzimática, un procedimiento quirúrgico que facilita la extracción de la catarata de forma considerable.

Junto a su padre, Ignacio Barraquer Barraquer, presenta nuevos modelos de quirófanos especialmente concebidos para la docencia. Un rasgo diferenciador es la cúpula transparente, que permite a los médicos observadores presenciar las intervenciones a una distancia mínima del campo operatorio.

Junto a su padre, funda el Banco de Ojos para Tratamientos de Ceguera, el primero de la Europa continental.

Junto a su hermano, José Ignacio Barraquer Moner, desarrolla un microscopio especial para microcirugía con lámpara de hendidura.

En colaboración con Hans Litman, ingeniero óptico de la empresa tecnológica Zeiss, idea otro microscopio especial para filmar en vídeo la microcirugía ocular. Las imágenes se retransmiten en directo por un circuito interno y permiten ver las intervenciones desde la misma perspectiva que el médico mientras opera, lo cual supone una gran innovación en la docencia médica.

Es nombrado catedrático en Cirugía Ocular por la UAB.

Amplía con dos plantas y moderniza el Centro de Oftalmología Barraquer.

Inaugura la Escuela Profesional de Especialización Oftalmológica, adscrita a la facultad de Medicina de la UAB.

Junto a sus hijos, la Doctora Elena Barraquer y el Profesor Rafael I. Barraquer, constituye la Fundación Barraquer, una entidad sin ánimo de lucro para contribuir al desarrollo de la oftalmología y facilitar el acceso a la asistencia a personas de todo el mundo.

El Centro, de la mano del doctor Jeroni Nadal, implanta el primer ojo biónico de visión artificial en España, el dispositivo Argus II, que devuelve parte de la visión a pacientes con ceguera absoluta a causa de la retinosis pigmentaria.

Rafael I. Barraquer

Asume la dirección médica del Centro, tras el fallecimiento de Joaquín Barraquer Moner.

Es elegido presidente de la European Association for Vision and Eye Research (EVER), una prestigiosa sociedad científica que reúne a cerca de un millar de investigadores en los campos de la oftalmología y las ciencias visuales.

Es nombrado catedrático de Oftalmología por la Universitat Internacional de Catalunya (UIC) y preside la 36a edición del Congreso Mundial de Oftalmología.