Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

26/03/2018

En esta época del año, numerosas personas disfrutan de sus vacaciones o fines de semana con la práctica de deportes de invierno, especialmente del esquí o del snowboard.

Además de las protecciones necesarias para practicar estas actividades con seguridad, no debemos olvidar proteger adecuadamente nuestros ojos, incluso en días nublados, debido a las especiales condiciones de irradiación solar que aparecen en la alta montaña, sobre todo en lugares nevados.

Si no protegemos nuestros ojos adecuadamente podemos sufrir la llamada “ceguera de la nieve” o queratitis actínica.

¿Qué es y cómo se pruduce la queratitis actínica?

La queratitis actínica ocular se produce por una quemadura de la superficie ocular debida a la sobreexposición a los rayos ultravioleta (UV) solares. La intensidad de la irradiación solar UV se incrementa cuanto mayor sea la altura a la que nos encontremos, ya que existe menos filtración por la atmósfera terrestre.

En lugares en donde hay nieve participa además el factor de la reflexión de la luz en la superficie, provocando que gran parte de los rayos UV que llegan al suelo reboten hacia arriba y aumenten la dosis que reciben nuestros ojos.

Por eso en días nublados, en los que aparentemente no nos da la impresión de que nos vaya a afectar el sol, la cantidad de reflexión lumínica en la nieve puede contribuir a aumentar la exposición solar de nuestros ojos.

Síntomas

Es habitual que los síntomas aparezcan horas después de un día de esquí sin la adecuada protección ocular. Notamos inicialmente irritación, escozor, hinchazón, lagrimeo, enrojecimiento progresivo de la conjuntiva y, finalmente dolor intenso que impide abrir los ojos.

Estos síntomas se deben a la quemadura y lesión de las células epiteliales de la córnea y conjuntiva, células que forman la primera capa más externa de la superficie ocular.

Al ser la córnea un tejido con una gran densidad de terminaciones nerviosas, los síntomas, especialmente el dolor, pueden ser muy intensos.

Tratamiento

Si nos vemos afectados por un episodio de queratitis actínica debemos acudir al oftalmólogo el cual realizará el diagnóstico y nos dará el tratamiento adecuado.

En general, se prescriben colirios para tratar el dolor y lágrimas artificiales o geles/pomadas con efecto cicatrizante para favorecer la curación.

Las células epiteliales tienen una tasa de recambio celular muy rápida, por lo que la situación suele mejorar rápidamente en 1 o 2 días. Debemos evitar el uso de lentes de contacto una semana después de un episodio de queratitis actínica.

Prevención

Como la prevención es la mejor manera de evitar las enfermedades, debemos siempre tomar las medidas protectoras adecuadas cuando vayamos a la nieve.

Se debe emplear siempre gafas polarizadas con alto índice de protección solar y no descuidar nunca la protección ocular en días nublados. Así evitaremos pasar por la desagradable experiencia de sufrir un episodio de “ceguera de la nieve”.

Dr. Juan P. Álvarez de Toledo