Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

02/11/2021

Desde el departamento de contactología del Centro de Oftalmología Barraquer aconsejamos el uso de las lentes Orto-k en pacientes con unas condiciones y circunstancias muy concretas. No existe una lente perfecta y todas tienen pros y contras. El paciente debe conocerlos antes de empezar a usar cualquiera de las opciones presentes en el mercado.

¿Qué es la ortoqueratología?

Las lentes Orto-k, también conocidas como ortoqueratología nocturna o informalmente como lentes pijama, son usadas como un tratamiento para corregir la graduación del paciente. Estas lentes se usan durante la noche, mientras dormimos, y permiten que el paciente no tenga que usar gafas o lentes de contacto durante el día. Este es su principal beneficio en aquellos pacientes que no toleran otros sistemas de compensación, ya sean lentes blandas o rígidas gas permeables de uso diurno. Se trata de lentes personalizadas para cada paciente que permiten corregir temporalmente su graduación mediante el moldeo controlado de la superficie corneal.

No existe una lente perfecta, todas tienen pros y contras. El paciente debe conocerlos antes de empezar a usar cualquiera de las múltiples opciones del mercado.

¿Para qué casos está indicada?

Este tipo de lentes presenta ciertos riesgos frente las lentes de uso diario, motivo por el cual es muy importante realizar controles frecuentes que nos permitan revisar la estabilidad del tratamiento y los buenos hábitos, con el fin de evitar alteraciones del tejido o infecciones. Debido a la variedad de factores que afectan a su rendimiento, los especialistas recomiendan su uso en casos particulares:

  • Por intolerancia a otros diseños
  • Por prácticas deportivas acuáticas asiduas (cualquier tipo de lente podría comportar un riesgo infeccioso)
  • Cuando no es posible una intervención quirúrgica y el paciente requiere superar unas pruebas médicas que no permiten el uso de lentes de contacto de uso diurno.
  • Para el control miópico (cuando se determina que es la mejor alternativa entre las opciones de tratamiento)

Su buen rendimiento dependerá de distintas variables, entre las cuales destacan su correcta manipulación (inserción y la retirada), las horas de sueño del paciente (ideal entre 6-8 horas) y los movimientos oculares realizados durante la noche. También tienen una influencia considerable en su buena implementación la correcta oclusión de los párpados durante el sueño, su correcta desinfección y los moldeos en las lentes después de unos meses de uso.

¿Y si aparecen efectos adversos?

Tan importante es saber qué hacer cuando decidimos usar las lentes Orto-k como conocer las alternativas posibles en el caso de que su rendimiento no sea el esperado. Cuando surgen efectos adversos durante su uso suelen ser más complicados de revertir y requieren mayor tiempo de recuperación, si el seguimiento no es el ideal o el paciente tarda en comunicarle la sintomatología a su contactólogo.

En ciertos casos, lo ideal puede llegar a ser discontinuar su uso, ya sea a tiempo parcial o de modo definitivo. Su seguimiento periódico pautado, nos permite saber cuándo debe remplazarse la lente y nos permite valorar y solventar situaciones, casi siempre antes de que surja cualquier anomalía. Otras alternativas al uso de las lentes Orto-k, cuando no se han valorado anteriormente, son el cambio a lentes diurnas, tanto blandas como rígidas permeables al gas o, en algunos casos, dejar de usar lentes de contacto si fuera necesario.

 

Eloi Rodríguez

Contactólogo del Centro de Oftalmología Barraquer

Newsletter