Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

Pupila dilatada

02/03/2022

¿Qué es la pupila?

La pupila es el orificio negro situado en el centro del iris, la parte que da color al ojo. Las pupilas cambian de tamaño dependiendo de la iluminación, miden de 2 a 4 mm cuando hay mucha luz y de 4 a 8 mm con baja iluminación u oscuridad para aumentar la cantidad de luz que recibe el globo ocular, y también influyen en la capacidad de enfoque del ojo. La pupila funciona gracias a dos músculos: el esfínter de la pupila, que la cierra, y el músculo dilatador de la pupila, que la abre.

¿Por qué se dilatan las pupilas?

A veces las pupilas se dilatan sin que haya cambios en la iluminación y son más grandes de lo habitual; el término médico para ello es midriasis. Existen diferentes causas para que ocurra la midriasis:

  • Enfermedades neurológicas: migraña, accidente cerebrovascular o ictus, hemorragia cerebral, tumores o infecciones.
  • Enfermedades o lesiones oculares en las que el iris puede sufrir daños: traumatismo ocular, inflamación en el iris (iritis o uveítis), glaucoma, etc.
  • Parálisis del tercer par craneal (nervio oculomotor que va desde el cerebro hasta el ojo y controla la posición del párpado, el movimiento del globo ocular y el tamaño de la pupila): en estos casos, la dilatación pupilar suele asociar ptosis (párpado caído), visión doble y/o los ojos visiblemente mal alineados.
  • Algunos medicamentos, tanto por vía general como por vía tópica (colirios).  A menudo, en la visita oftalmológica es necesario dilatar las pupilas mediante colirios para poder hacer un examen completo y detallado de la retina y de otros elementos del interior del ojo que no se pueden apreciar sin midriasis.
  • Consumo de alcohol o drogas, como la marihuana o la cocaína entre otras, que pueden causar una excitación significativa de las fibras musculares que forman el iris provocando una dilatación pupilar.

Así pues, la dilatación de la pupila puede ocurrir por muchas razones. En algunos casos, la dilatación desaparece por sí sola. En otros, puede indicar un problema grave e inmediato.

Los efectos secundarios más frecuentes de la midriasis son la sensibilidad a la luz, fotofobia o deslumbramiento y la visión borrosa, especialmente en visión cercana, manifestada como una dificultad en el enfoque. En el caso de consumo de drogas y del uso de colirios para el examen ocular, los efectos desaparecen gradualmente.

Si las pupilas están dilatadas y no se contraen con la exposición a la luz es necesario acudir al oftalmólogo para que pueda realizar un examen completo, determine sus causas y establezca el tratamiento más adecuado.

 

Newsletter