Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

15/01/2021

En la actualidad existen múltiples opciones para rejuvenecer la mirada. Mejorar unas cejas descendidas, unos párpados caídos, eliminar las bolsas de los ojos o bien la combinación de varias de ellas, hacen posible que con una única cirugía mejore nuestro aspecto y nuestra expresión facial sin perder identidad personal.

Cejas caídas

En aquellos pacientes que tienen las cejas caídas (ptosis de las cejas) suele ser más aparente en su porción más lateral y provoca una mirada de tristeza y cansancio. La cirugía sirve para elevar de nuevo las cejas de una forma natural. La cirugía puede realizarse por dos abordajes, o bien a través del párpado para realizar una subida sutil y posterior fijación de la ceja, o bien en aquellos casos con un descenso muy acusado de la ceja puede hacerse a través de la frente para mejorar su forma y posición de una manera mucho más pronunciada. En ambos casos la cicatriz es prácticamente imperceptible ya que se disimula con los pliegues naturales de la piel.

Párpados superiores caídos

Aquellos pacientes con los párpados superiores caídos y que presentan un exceso de piel sobrante o unas bolsas grasas que confieren mucho volumen, dan un aspecto de tener los ojos más pequeños y cansados. La cirugía de blefaroplastia es la mejor opción para eliminar toda la piel sobrante aprovechando el pliegue natural del párpado. En la misma cirugía, los especialistas en oculoplastia además de eliminar piel y grasa, podemos modificar la compleja y específica musculatura del párpado superior para reforzar al músculo elevador (encargado de subir los párpados) en caso de ser necesario.

Bolsas grasas inferiores

Por último, los pacientes con exceso de bolsas grasas inferiores pueden eliminarlas con cirugía a través de una mínima incisión por la capa interna del párpado, a través de la conjuntiva, sin herida en la piel. Existen tres paquetes de grasa en el párpado inferior y mediante una simple apertura interna es posible eliminar el exceso y crear una cicatriz profunda para tensar de nuevo al párpado inferior. Solo en algunos casos muy específicos con piel inferior sobrante al retirar las bolsas, en la misma cirugía y a través de las arrugas laterales, es posible tensar toda la piel del párpado inferior.

Newsletter