Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

31/10/2017

Sonia llegó hace poco más de un año, no podía abrir los ojos. Había visitado otro centro médico en el que le diagnosticaron el Síndrome de Sjögren, le dijeron que se iba a quedar ciega y le aconsejaron que buscase ayuda psiquiátrica para poder aceptar la nueva situación. Pensó que nunca más vería a sus hijos. Impulsada por su familia vino a nuestro centro.

En un inicio llegó como paciente de la Obra Social. Debido a la larga duración de su tratamiento y a su situación económica, a través de su trabajadora social de referencia, solicitó poder acceder al programa de ayudas de la Fundación.

Una vez valorado su caso y aceptado, Sonia ha sido intervenida por la Dra. de la Paz y el Dr. Álvarez de Toledo, obteniendo buenos resultados en ambos ojos. Sonia nos lo explica: “Desde que llegué al Centro de Oftalmología, mi vida ha cambiado de forma radical. Recuerdo la primera vez que vi cómo se movía mi hijo. Tuve que pedirle que se volviera a mover para darme cuenta de que de verdad esas sombras eran mi hijo”.

Reconoce que le sorprendió muy gratamente el trato recibido por todo el personal de la Clínica y “ver que detrás de los doctores hay personas, que dan trato humano a sus pacientes”.