Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

Visión doble

22/01/2021

“Un paciente con diplopía o visión doble representa un reto por la complejidad de los mecanismos implicados en el control de los movimientos oculares. La importancia de un diagnóstico precoz es vital en aquellas causas que pueden comprometer la vida del paciente, por lo que ante una diplopía de inicio brusco es fundamental acudir rápidamente al oftalmólogo”

La diplopía o visión doble es la percepción de dos imágenes de un solo objeto. Se produce porque cada ojo percibe el objeto en un punto diferente del espacio, y el cerebro lo interpreta como si existieran dos. En función de dónde aparece la imagen duplicada, la visión doble puede ser horizontal (al lado), vertical (encima o debajo) u oblicua (en diagonal).

Tipos y causas

Diplopía monocular: la doble imagen se percibe con un solo ojo abierto. Es debida a alteraciones estructurales del globo ocular, siendo las más habituales:

• Alteraciones del cristalino: catarata, subluxación de cristalino.

• Anomalías en la córnea: queratocono, cicatriz u opacidad corneal.

• Defectos refractivos no corregidos: astigmatismo.

• Patología macular: membrana epirretiniana.

Diplopía binocular: es la más frecuente. Aparece con los dos ojos abiertos y desaparece al ocluir cualquiera de los dos. Se produce por una falta de paralelismo de ambos ojos por una alteración en el sistema oculomotor. Aunque son muchas las enfermedades que pueden afectar al alineamiento de los ojos, las más frecuentes son:

• Estrabismo de la infancia descompensado en la edad adulta.

• Parálisis de los nervios oculomotores.

• Enfermedades neurológicas (miastenia gravis).

• Enfermedades de tiroides.

• Tumores cerebrales.

• Traumatismos craneales y orbitarios.

• Cirugía ocular.

• Miopía alta.

Cuando la diplopía es binocular, en ocasiones, el paciente adopta una posición anómala de la cabeza (tortícolis) para compensar la visión doble.

En función de dónde aparece la imagen duplicada, la visión doble puede ser horizontal (al lado), vertical (encima o debajo) u oblicua (en diagonal)

Diagnóstico

En la consulta, el oftalmólogo realizará una anamnesis para obtener detalles sobre la forma de aparición de la diplopía, su duración, si es constante o intermitente, si va acompañada de otros síntomas y si el paciente asocia factores de riesgo. Además, realizará una exploración del segmento anterior y posterior del ojo, la reacción pupilar y la motilidad ocular para determinar el grado de desviación y los músculos causantes. En algunos casos será necesario realizar pruebas complementarias (analítica, estudio neurorradiológico) para descartar compromiso sistémico.

Tratamiento

El pronóstico dependerá de la causa de la diplopía. Una vez diagnosticada y tratada, si la diplopía binocular persiste, existen tres opciones terapéuticas:

• Prismas: son cristales que desplazan la imagen para eliminar la doble visión. Se indican en desviaciones pequeñas.

• Toxina Botulínica: es útil en determinados casos de parálisis oculomotoras.

• Cirugía de los músculos extraoculares: si la desviación es de gran magnitud. El objetivo será mejorar el paralelismo ocular, eliminar o reducir la diplopía, y corregir el tortícolis.

 

Dra. Idoia Rodríguez Maiztegui, oftalmóloga del Centro de Oftalmología Barraquer

Newsletter