Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

Dra. Marta López Fortuny

15/07/2016

Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Barcelona (2007), obtuvo el título de especialista en Oftalmología en 2012. Ha complementado su formación como Fellow en la subespecialidad de Órbita y Oculoplastia en el Centro de Oftalmología Barraquer.

¿Cuándo comienza tu interés por la oftalmología?

Fue durante la carrera; me pareció fascinante en las prácticas de oftalmología ver aquellas cirugías tan precisas. El Profesor Joaquín Barraquer vino a darnos una conferencia sobre la Alfaquimiotripsina a nuestra facultad, y me brindó la posibilidad de asistir a sus sesiones quirúrgicas y a la visita. Así que ya en mi tercer año de carrera de medicina asistía como observadora al Centro de Oftalmología Barraquer.

¿Qué recuerdas de tu incorporación como médico residente en Barraquer?

Recuerdo perfectamente las primeras veces que estuve en quirófano ayudando a los que ahora son mis compañeros, sus consejos y detalles de cada uno de los pasos a seguir en las operaciones que hacían y lo apasionante de destapar los ojos de los pacientes al día siguiente de la intervención.

Después de tu formación MIR, te has decantado por el cuidado y cirugía periocular de párpados, órbita y vías lagrimales… ¿Qué te llamó la atención de esta subespecialidad?

Todas las rotaciones de formación que hice en la clínica me gustaron de tal modo que estaba convencida de que era la especialidad a la cual me quería dedicar: córnea, glaucoma y retina. Pero fue la oculoplástica la que al final me pareció más artística e impredecible, cualidades que hicieron decantarme por la cirugía palpebral, de vías lagrimales y órbita.

¿Cuáles son las novedades en este campo?

Cada vez son cirugías menos invasivas y con un tiempo de postoperatorio y recuperación más rápido. La cirugía reconstructiva y oncológica mejora la calidad de vida ya que intentamos mantener los rasgos de los pacientes. Con la cirugía de blefaroplastia se consigue mejorar la expresión de la mirada y en caso de existir caída palpebral o flaccidez se puede corregir en una misma operación.

Desde el departamento de Órbita y Oculoplastia, ¿cómo os coordináis con los otros oftalmólogos del Centro?

Son muchos los oftalmólogos de la clínica que derivan pacientes con patología tanto de párpados como de vías lagrimales y órbita. Ya que las estructuras perioculares sirven como protección del ojo y en caso de necesitar cirugía oftalmológica se requiere que los anejos oculares estén en condiciones.

Entre visitas, cirugías y congresos ¿cómo desconectas del día a día?

Con deporte siempre que puedo y, sobretodo, estando con los míos. Ya desde bien pequeña, incitada en esto por mi abuelo, el dibujo y la pintura han sido mi pasión, y en la cirugía encuentro la manera de hacerlo en mi práctica diaria.

¿Cuál crees que es el secreto del éxito del Centro de Oftalmología Barraquer?

Son años de hacer las cosas bien hechas, de ahí la fama que les precede; luego, el trato personal de los oftalmólogos colaboradores del Centro, a los que apasiona su trabajo y están siempre a la última de las técnicas quirúrgicas.

Newsletter