Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

28/03/2018

En función de la lente adaptada, la manipulación puede ser muy diversa.

Las lentes de contacto blandas, las más utilizadas por la mayor parte de la población, son las más sencillas de manipular. Requieren tener destreza con el dedo índice y el pulgar: deben situarse sobre la lente conjuntamente y deben atraparla mediante un pinzamiento, por la zona inferior de su borde.

Las lentes rígidas, corneales y esclerales, pueden ser retiradas mediante la presión/oclusión del párpado o con la ayuda de ventosas especiales. En función de la habilidad del usuario, es ideal que conozca ambas opciones.

Siempre, antes de entregarlas, debemos tener la certeza de que el usuario sabe manipular las lentes y conoce su mantenimiento. Su manipulación, del mismo modo que su mantenimiento, pueden ser causa de graves problemas fácilmente evitables. Su contactólogo se encargará de guiarle en una buena práctica.

Eloi Rodríguez

Contactólogo

Newsletter