Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

14/04/2020

  • El abuso de los dispositivos electrónicos durante el confinamiento recorta la frecuencia del parpadeo (de 12 o 14 veces por minuto a una o dos), secando el ojo y produciendo síndrome visual del ordenador, una dolencia que podemos evitar.
  • Los oftalmólogos del Centro de Oftalmología Barraquer aportan cinco medidas básicas para paliar la dolencia: descansar la vista 5 minutos por cada hora en el ordenador; forzar el parpadeo; usar lágrima artificial; y procurar una estancia bien iluminada y con un ambiente no excesivamente seco.

Las horas de confinamiento pegados a las pantallas por la pandemia de la Covid-19 pueden tener un impacto en nuestra vista que no puede pasar inadvertido. Pasamos largos ratos delante del ordenador teletrabajando, jugando con el móvil o haciendo videollamadas, comprando online, chateando, navegando por las redes sociales... Los oftalmólogos del Centro de Oftalmología Barraquer advierten que el uso de pantallas nos hace fijar la mirada y parpadear menos, por lo tanto, no lubricamos los ojos de manera normal. La evaporación de la capa de lágrima que protege el ojo puede tener consecuencias como el síndrome visual del ordenador: el ojo seco producido por el uso de aparatos electrónicos de lectura.

Como el estado de confinamiento causado por el coronavirus ha aumentado el uso de aparatos electrónicos es muy importante saber evitar la dolencia ocular que pueda causar el abuso de estos dispositivos.

La capa de lágrima que cubre la superficie del ojo es necesaria para la viabilidad de las células superficiales y para mantener la transparencia de la córnea. Además, esta capa lubricante forma parte del sistema óptico del ojo para conservar una buena visión. La película lagrimal se evapora mientras mantenemos los ojos abiertos y se restaura en cada parpadeo que realizamos. “En la actual situación de confinamiento estamos mucho tiempo con la mirada fija y parpadeamos mucho menos de lo normal”, explica el doctor Víctor Charoenrook, oftalmólogo del Centro de Oftalmología Barraquer.

El uso de aparatos electrónicos de lectura como el ordenador o el móvil recortan la frecuencia del parpadeo a una o dos veces por minuto, cuando lo normal es entre 12 y 14 veces para que el párpado distribuya y humedezca la superficie del ojo. Esto significa que cuando una persona lee o escribe a través de estos dispositivos, sus ojos se mantienen abiertos de forma continuada durante al menos 30 segundos, tiempo suficiente para que la lágrima se haya evaporado y la superficie de los ojos se haya secado.

“El cierre incompleto de los párpados y el parpadeo infrecuente es una de las causas de lo que se conoce como ojo seco”, cuenta Charoenrook.

Si la capa de lágrima se evapora y los ojos se secan pueden aflorar síntomas como “sensación de arenilla, ardor, picor, molestias, quemazón, dolor e incluso visión borrosa”, según el oftalmólogo. La sequedad ocular también puede dañar tanto las células epiteliales de la córnea causando ulceración como las de la conjuntiva, la membrana transparente que cubre la parte blanca del ojo.

Además, el “hecho de que estemos encerrados en casa, muchas veces en un ambiente seco y con poca humedad”, añade riesgos a la situación. Estos factores multiplicados por las horas del día que estamos delante de las pantallas pueden derivar en el denominado síndrome visual del ordenador. Si esa persona además padece de la enfermedad de ojo seco, es decir segrega poca lágrima o su lágrima tiene mala calidad y se evapora más rápido de lo normal, los síntomas se agravan y los daños de la superficie ocular aumentan.

Medidas para paliar estas dolencias visuales

  1. No abusar del uso de las pantallas. Se aconseja descansar y realizar una pausa de al menos 5 minutos cada hora que se está fijando la vista en la pantalla de estos dispositivos. Esta pausa significa cambiar de postura o levantarse del asiento, estirarse y dirigir la mirada hacia un objeto o un paisaje lejano con el fin de relajar los músculos que se tensan para mirar de cerca.
  2. Parpadear frecuentemente durante la fijación en las pantallas. El parpadeo ayuda a distribuir la lágrima por toda la superficie del ojo y evitar la rotura de la película lagrimal que causa el ojo seco
  3. Utilizar lágrimas artificiales para lubricar los ojos. Esta es una ayuda eficaz especialmente en personas que sufren la enfermedad de ojo seco. Existen muchos tipos de lágrimas en el mercado y se pueden adquirir sin receta. Es aconsejable que se utilicen productos que no contengan conservantes presentados en monodosis o en botellas con un sistema que evite la contaminación del contenido. Las lágrimas artificiales sin conservantes se pueden aplicar las veces que se requiera.
  4. Cuidar el ambiente. Es aconsejable que el ambiente donde se utilicen los dispositivos no sea excesivamente seco, que haya una luz ambiental suficiente para que no haya demasiado contraste comparado con el brillo de la pantalla y sin reflejos en la pantalla que puedan aparecer como una segunda imagen sobre ella causando una confusión visual cuando se fija la mirada.