Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

Ojo seco

07/05/2021

Los síntomas más frecuentes son escozor, quemazón, sensación de cuerpo extraño, ojos cansados, ojos rojos tras esfuerzo visual, visión fluctuante, lagrimeo en condiciones de frío, viento o baja humedad ambiental, fotofobia, intolerancia a lentes de contacto o espasmo de los párpados.

El síndrome de ojo seco es un término clásico que se ha usado en la vida cotidiana para referirse a la disfunción lagrimal. Engloba las patologías donde hay una mala lubricación de los ojos en general debido a una falta de cantidad o mala calidad de lágrimas.

- El primer tipo (por falta de cantidad) se puede asociar a enfermedades autoinmunes como artritis reumatoide, lupus eritematoso, Síndrome de Sjogren, etc.

- El segundo tipo (por mala calidad) es el tipo más frecuente en la población general y puede asociarse a diferentes condiciones como la edad mayor, la menopausia, la blefaritis (inflamación del borde palpebral), abuso de pantallas, medicamentos, hormonal, uso inadecuado de lentes de contacto, enfermedades de piel como rosácea, atopia, o enfermedades sistémicas como diabetes.

Los síntomas más frecuentes son escozor, quemazón, sensación de cuerpo extraño, ojos cansados, ojos rojos tras esfuerzo visual, visión fluctuante, picor, lagrimeo en condiciones de frío, viento o baja humedad ambiental, fotofobia (deslumbramiento con luces fuertes), intolerancia a lentes de contacto o espasmo de los párpados. En algunos casos, la caída de las pestañas o la aparición de orzuelos recurrentes apuntan hacia una inflamación o infección del borde palpebral, llamado blefaritis.

Es muy importante un buen diagnóstico por un oftalmólogo especializado, ya que en algunos casos el uso de lágrimas artificiales no es suficiente para paliar los síntomas que pueden ser molestos e incluso afectar a la calidad de vida profesional de algunos pacientes. Las novedades en el tratamiento del ojo seco han permitido que la gran mayoría de los afectados vuelvan a disfrutar de una vida normal.

Dra. María Fideliz de la Paz, oftalmóloga del Centro de Oftalmología Barraquer

Newsletter