Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

22/04/2020

Como en muchas otras patologías, también en el ámbito de la salud visual, los oftalmólogos del Centro de Oftalmología Barraquer han detectado que el miedo al contagio del Covid-19 reduce significativamente la asistencia a las urgencias, incluso en casos de gran necesidad.

Aunque en todo momento, en esta situación de pandemia, el Centro ha recomendado el uso responsable de las urgencias médicas, el riesgo de que muchas personas estén dejando de acudir con síntomas inequívocos de grandes lesiones oculares y afecciones graves hacen que los cuadros clínicos se compliquen y puedan ocasionar lesiones irreversibles.

Por eso “desde el Centro de Oftalmología Barraquer consideramos importante recordar en qué situaciones es imprescindible que las personas acudan de urgencia al especialista y así evitar un agravamiento de los casos”, subraya el doctor Juan Álvarez de Toledo, oftalmólogo y subdirector médico del Centro.

Estas son los casos en los que recomendamos acudir con rapidez a urgencias:

  • Pérdida de visión o aparición brusca de moscas volantes (miodesopsias) o destellos luminosos. Aunque en ocasiones la presencia de moscas volantes no tiene trascendencia, su aparición brusca podría deberse a la presencia de un hemovítreo (presencia de sangre en el humor vítreo, la zona del interior del ojo) o a un desprendimiento de retina, cuyos síntomas provocan cambios en el campo de visión con la aparición de una mancha o cortina negra. Hay una serie de factores de riesgo para el desprendimiento de retina como son los antecedentes personales o familiares de desprendimiento de retina, otras enfermedades oculares o padecer una miopía alta, entre otros. 
  • Casos de causticación química o térmica o bien si el paciente presenta un ojo muy rojo. En estos días, una mayor incidencia del uso de desinfectantes químicos agresivos, e incluso la mezcla inadecuada de los mismos para la limpieza en profundidad de los hogares para prevenir el contagio, está provocando numerosos accidentes domésticos que implican quemaduras en el ojo por sustancias químicas. Aunque, en muchos casos, los párpados logran proteger el ojo, a veces los productos químicos consiguen alcanzar superficie ocular, provocando quemaduras. ¿Posibles consecuencias? Infección, perforación del ojo e incluso ceguera en los casos más graves. 
  • Entrada de cuerpos extraños al ojo que provocan heridas.
  • Traumatismos oculares por golpes, accidentes domésticos o descuidos. 
  • Infecciones corneales, pues deben ser tratadas en consulta. 

Para reforzar este mensaje y “para tranquilidad de los pacientes, cabe señalar que tanto el Centro como las urgencias de los grandes hospitales cuentan con estrictos protocolos y controles de seguridad para evitar el contagio del coronavirus”, concluye el doctor Álvarez de Toledo.