Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

23/09/2020

Después de 50 años de servicio en nuestro Centro, el doctor Ignacio García Barberán comienza a disfrutar de una merecida jubilación. Queremos reproducir la carta que escribió a sus compañeros para hacerla extensible a todos nuestros pacientes. Muchas gracias, doctor.

"Queridos compañeros y amigos todos.

Siempre había pensado despedirme de otra manera, pero la llegada del malévolo y destructor coronavirus nos ha obligado a cambiar los planes.

Hace poco más de cincuenta años llegué a nuestra entrañable Clínica Barraquer, incorporándome primero como médico observador, después como médico externo y a continuación como médico interno (Residente), hasta julio de 1974.

Entonces, a petición de nuestro querido Profesor Don Joaquín Barraquer, me hice cargo del Depto. de Glaucoma, departamento que de alguna manera “pesaba” a quienes se habían ocupado del mismo hasta ese momento y que acababan abandonándolo pocos años después, motivo por el cual el Profesor me pidió que procurase aguantar el máximo tiempo posible. Bueno, desde entonces hasta hoy han pasado casi 46 años.

Empecé en el departamento yo solo y a día de hoy, incluyéndome, somos seis los miembros del equipo, siendo su coordinadora actual la Dra. Maribel Canut. He de decir que entre todos creamos un servicio de gran colaboración, pero sobre todo, en un ambiente de amistad y gran compañerismo y a ellos manifiesto mi más profundo agradecimiento.

No quisiera despedirme sin mencionar a todos, absolutamente a todos los servicios y departamentos. Cuerpo Médico en general, con quienes en colaboración mutua solucionamos problemas de tantos pacientes. Quirófano, con sus anestesistas, técnicos, camilleros, auxiliares y enfermeras, ellas que tantas veces nos ayudan a aliviar momentos de tensión en determinadas cirugías. Secretarias en general, de ayuda inestimable en nuestro trabajo, y me permito mencionar a mi secretaria desde el primer día, María Jesús Forner, siempre atenta, cariñosa con el paciente y buena, buena persona. Gracias María Jesús. Gracias a todos los departamentos y servicios, Administración, Informática, Recepción, Archivo, Taller, Mantenimiento; en fin, gracias a todos.

Mil gracias al Centro de Oftalmología Barraquer por haberme dado los medios para desarrollar mi formación oftalmológica y ejercerla en condiciones óptimas. Gracias a la familia Barraquer en general, Profesor Don RafaelDra. Elena, Doña Mariana, por sus siempre manifiestas muestras de cariño, y a nuestro recordado Don Joaquín, hacia quien siempre manifestaré sentimientos de gratitud, admiración y respeto.

Me despido llevando dentro de mí tantos y tan buenos momentos vividos dentro de la clínica, como fuera de ella con muchos de vosotros. Serán siempre recuerdos estimulantes.

Muchas gracias y un fuerte abrazo a todos".

Ignacio García Barberán.

Newsletter