Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

Sindrome de dispersion pigmentaria

12/02/2018

¿Qué es el síndrome de sipersión pigmentaria?

El síndrome de dispersión pigmentaria (SDP) es una condición clínica en la que se libera, de manera anómala, una mayor cantidad de pigmento (el material que da color al iris).

Las personas que padecen este síndrome acostumbran a tener una configuración especial del iris y de la cámara anterior del globo ocular. Esta disposición hace que en determinadas situaciones, el iris friccione con otras estructuras y se produzca una liberación de gránulos de pigmento que se va depositando en las diferentes partes del ojo, especialmente en la parte anterior.

A la larga, estos gránulos de pigmento pueden obstruir el sistema de drenaje ocasionando problemas de presión intraocular y acabar desarrollando glaucoma.

Síntomas

En muchos casos los síntomas del SDP no suelen ser percibidos por las personas que lo padecen. Por ello son importantes las revisiones regulares oftalmológicas, donde se puede detectar la pérdida de pigmento mediante un examen ocular rutinario. Algunos pacientes pueden tener visión borrosa o halos, particularmente tras hacer ejercicio.

¿Quién tiene más riesgo de desarrollar este síndrome?

Existe mayor probabilidad de diagnosticar síndrome de dispersión pigmentaria en personas jóvenes, entre los 20 y los 40 años de edad. Afecta mayoritariamente a hombres, miopes, de origen caucásico y puede tener un componente  hereditario importante.

Diagnóstico

Como comentábamos, padecer el síndrome no obliga a tener síntomas, por lo que es muy importante realizar revisiones periódicas con el oftalmólogo.

En una revisión ocular completa se puede diagnosticar este síndrome porque el ojo presenta ciertas peculiaridades, como un iris con una inserción más posterior o que la cámara anterior del ojo es más cóncava.

Además existen una serie de signos como la presencia de pigmento en diferentes estructuras oculares y la posible elevación de la presión intraocular. El exceso de pigmento es el que, a medio-largo plazo puede producir el denominado glaucoma pigmentario, que también puede ser diagnosticado con facilidad con las pruebas complementarias necesarias.

Tratamiento del SDP

Los pacientes afectos de este síndrome deben realizar un seguimiento estrecho por su oftalmólogo para reducir el riesgo de desarrollar un glaucoma pigmentario.

El tratamiento del glaucoma pigmentario es muy similar al de otras formas de glaucoma de ángulo abierto.  Dependiendo de la presión intraocular, del daño del nervio óptico y de la extensión de los síntomas y gravedad, el tratamiento puede incluir: medicación tópica (colirios) para reducir la presión, intervenciones con láser (trabeculoplastia láser o iridotomias) o incluso en casos más avanzados, cirugía.

Puntos clave del SDP

  1. Supone una dispersión de pigmento dentro del ojo.
  2. Puede conllevar un aumento de la presión intraocular.
  3. En 10-30 % casos puede avanzar a glaucoma pigmentario, en el que se constata afectación del nervio óptico.
  4. En estos casos se trata con el mismo algoritmo de un glaucoma de ángulo abierto.
  5. El tratamiento pude ser médico, láser o incluso quirúrgico.
  6. Suele ser asintomático, aunque a veces puede suponer visión borrosa después de hacer ejercicio o esfuerzos físicos.
  7. Sólo mediante una exploración oftalmológica puede diagnosticarse.

Dra. Marta Mármol

Newsletter