Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

¿En qué consiste el tratamiento?

Cuando un paciente aqueja cansancio al leer, dolor de cabeza, visión borrosa, etc., se le aconseja una revisión por el oftalmólogo para buscar la causa de los síntomas.

El especialista no solo realizará un examen de la agudeza visual (descartar que haya un defecto refractivo, como miopía, hipermetropía o astigmatismo) , y del globo ocular para comprobar que esté todo sano, sino que realizaremos un examen de ortóptica, para determinar que los ojos estén alineados en cada una de las posiciones de mirada, comprobar la estereopsis del paciente (capacidad de ver en tres dimensiones), medir la capacidad de converger y divergir que tiene el paciente y en definitiva, valorar la capacidad de visión binocular (cooperación de los dos ojos con el cerebro visual) del paciente.

¿Cuándo está indicado este tratamiento?

La rehabilitación visual es uno de los tratamientos que nos ayudan a solucionar disfunciones de la visión binocular. La eficacia de estos tratamientos dependerá de que haya una indicación correcta, por lo que es fundamental que sea el oftalmólogo especialista que evalúe los resultados e indique el tratamiento a seguir.

Cuando detectamos un problema en la cooperación binocular que provoca sintomatología, planteamos la terapia. Aunque dependerá de cada caso en particular, y de la edad y cooperación del paciente, generalmente los ejercicios de rehabilitación se realizan con el sinoptóforo.

¿Cómo se realiza?

El sinoptóforo es un instrumento que nos permite evaluar si hay problemas de convergencia o divergencia fusional y tratarlos. La rehabilitación mediante estos ejercicios de ortóptica constituye un complemento en el tratamiento también de determinados casos de estrabismo, como pueden ser estrabismos divergentes intermitentes y las forias (estrabismos que yacen latentes) que provocan la sintomatología ya descrita, cefalea, fatiga ocular incluso visión doble, La rehabilitación en estos casos, nos van ayudar a mejorar la fusión y por tanto la cooperación y trabajo de ambos ojos.

Los pacientes acuden durante dos semanas a realizar los ejercicios diariamente. Cada ejercicio dura 20 minutos en niños y media hora adultos.

En el caso de los niños, es muy importante que el paciente colabore, son ejercicios repetitivos y necesitamos que el niño esté concentrado, es por ello, que en pacientes muy pequeños, movidos, de distracción fácil, que vemos que no van a estar concentrados, no indicamos la terapia en ese momento, y lo plantearemos más adelante. 

El último día, tras el ejercicio medimos de nuevo la capacidad de convergencia o divergencia, y posteriormente lo verá otra vez el oftalmólogo especialista para que este explique el resultado de la terapia y la necesidad de realizar en casa un sencillo ejercicio para mantener la mejoría conseguida con el sinoptóforo.

Solemos poner el ejemplo de ir al gimnasio, si uno va, realiza máquinas y trabaja mucho pero no vuelve más, con el tiempo perderá la fuerza ganada, por eso es importante realizar en casa los ejercicios que el oftalmólogo le explicará.

Resultados

Todo paciente que realiza bien los ejercicios mejora. Absolutamente todos, pero depende directamente de la capacidad de trabajar y de la concentración del paciente, es por ello que el oftalmólogo deberá determinar en qué paciente (en caso de los niños) está indicada o no la terapia, en función de la edad, de la patología y del carácter del niño.

Profesionales que realizan este tratamiento

Preguntas frecuentes

  • No es aconsejable. Normalmente explicamos al paciente con un ejemplo otra vez, para hacerlo más comprensible, si uno nunca ha ido al gimnasio, nunca has hecho ejercicio, y empiezas a hacer pesas, por ejemplo, es probable que el tiempo que estés allí no sea “rentable”, es necesario empezar con un entrenador, que mejore el nivel de fuerza muscular y luego ya vas “solo”. En los ejercicios es parecido, el sinoptóforo nos ayudará a coger un buen nivel de fuerza, que luego, ya mantendremos en casa. Si empezamos sólo con la terapia en casa, no será suficiente para mejorar la poca fuerza muscular.

  • Cuando hay una mejora la convergencia tras los ejercicios, es importante realizar el mantenimiento en casa. Es probable que con el tiempo baje el rendimiento de la terapia, por lo pasados unos años en función de los síntomas, y valoración del oftalmólogo puede haber necesidad de repetir la rehabilitación visual.

Newsletter