Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

anisocoria pupila dilatada

04/03/2019

La pupila, comúnmente conocida como “la niña del ojo”, consiste en un orificio, aparentemente de color negro, situado en el centro del iris, la parte que da el color al ojo.

Se trata de una abertura dilatable y contráctil que tiene la función de regular la cantidad de luz que entra en el interior del globo ocular, como si del diafragma de una cámara fotográfica se tratase.

¿Por qué se dilata la pupila?

La dilatación de la pupila ocurre generalmente cuando nos exponemos a una situación de baja iluminación u oscuridad para aumentar la cantidad de luz que recibe el globo ocular.

Normalmente el tamaño de las pupilas es el mismo en cada ojo, con las dos pupilas contrayéndose y dilatándose al mismo tiempo.

La anisocoria

El término anisocoria se refiere a una diferencia en el tamaño de las pupilas al dilatarse o contraerse y puede ser normal (lo es en el 20% de la población, conocida como anisocoria fisiológica) o signo de alguna anomalía o enfermedad, entre las que se encuentran:

  • Anomalías o lesiones oculares en las que el iris puede sufrir daños de forma que la pupila no se contraiga correctamente en condiciones de iluminación: traumatismo ocular, inflamación en el iris (iritis o uveítis), glaucoma, etc.
  • Anomalías neurológicas: migraña, accidente cerebrovascular o ictus, hemorragia cerebral, tumores o infecciones.
  • Parálisis del tercer par craneal (nervio oculomotor que va desde el cerebro hasta el ojo y controla la posición del párpado, el movimiento del globo ocular y el tamaño de la pupila): en estos casos, la dilatación pupilar suele asociar ptosis (párpado caído) en el mismo ojo, visión doble y/o los ojos visiblemente mal alineados.
  • Algunos medicamentos, tanto por vía general como por vía tópica (colirios).
  • Consumo de alcohol o drogas, como la marihuana o la cocaína, que pueden causar una excitación significativa de las fibras musculares que forman el iris provocando una dilatación de ambas pupilas.

Por lo tanto, ante cualquier anomalía a nivel pupilar es importante  consultar al oftalmólogo para que se pueda realizar un estudio completo y descartar cualquiera de las causas asociadas.

Dra. Mª José Capella Elizalde

Newsletter