Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

¿En qué consiste el tratamiento?

El sondaje de la vía lagrimal es un procedimiento de tratamiento que se realiza en niños entre los 9 meses y tres años aproximadamente para solucionar una obstrucción lagrimal congénita.

Se trata más de un procedimiento que una verdadera cirugía, puesto que se intenta restablecer la vía lagrimal fisiológica, sin realizar procedimiento quirúrgico agresivo alguno.

¿Cuándo está indicado el tratamiento?

En realidad, todos los niños nacen con una obstrucción fisiológica de la vía lagrimal. Más que eso, se trata de unas dos semanas en las que la vía lagrimal todavía no se ha abierto tras el nacimiento.

Tras este tiempo, la vía lagrimal se abre para permitir el drenaje de la lágrima de forma normal, y en ningún momento aparece lagrimeo. Algunos niños, no obstante, tardan mucho en permeabilizar la vía, por lo que en ellos aparecerá epífora del lado afectado.

Hasta los seis meses se considera un período correcto para permitir que la vía se solucione por sí sola. A partir de ese momento es cuando se debe plantear el realizar un sondaje de la vía lagrimal.

¿Cómo se realiza?

A pesar de ser un procedimiento muy rápido y nada agresivo, por la edad temprana de los pacientes a tratar, se realiza siempre en quirófano najo una leve sedación que mantiene al niño tranquilo, adormilado y sin dolor.

Se pasa una sonda lagrimal por la vía afecta a fin de permeabilizarla de la forma más sencilla y atraumática posible.

Resultados

Los resultados del sondaje de vía lagrimal dependen más de la edad del niño que de la propia técnica. Es un procedimiento muy fácil que tiene prácticamente un éxito del cien por cien si se realiza en niños de cerca de un año de edad.

El porcentaje disminuye claramente si se espera demasiado tiempo a realizarlo, y eso es porque la zona cerrada se osifica definitivamente y puede comportar la imposibilidad de permeabilizarla con solo una sonda.

Posibles riesgos

El sondaje es muy seguro, rápido y eficaz. Clásicamente se habla de la posibilidad de hacer una falsa vía si no se realiza con cuidado, pero en manos expertas esta complicación no se ve en ningún caso.

Profesionales que realizan este tratamiento

Preguntas frecuentes