Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

¿Qué son las cataratas secundarias?

La catarata secundaria, también conocida como opacificación de la cápsula posterior es la complicación más frecuenta después de una cirugía de catarata, ocurre entre un 3-50% de los casos 5 años después de haber realizado la cirugía de catarata, y resulta de la migración y proliferación de células epiteliales hacia la cápsula posterior que llevan a la disminución de la agudeza visual.

La cirugía de la catarata consiste en extraer el cristalino opacificado, dejando la cápsula que lo contiene y poniendo en su lugar una lente intraocular. La cápsula del cristalino es una fina membrana transparente que lo envuelve. Para extraer la catarata hacemos una ventana en la parte anterior de la cápsula, dejando íntegra la cápsula posterior para poder implantar la lente.

Dicha cápsula puede opacificarse meses o años después de la cirugía de la catarata dando lugar a la catarata secundaria.

Síntomas

Los síntomas de la catarata secundaria más frecuentes son disminución de la agudeza visual meses o años después de la cirugía de catarata, que dificulta tanto la visión lejana como la cercana; además de los deslumbramientos del sol o las luces de los coches por la noche y la disminución en la percepción de los colores.

Prevención

Los avances en las técnicas quirúrgicas, con pulido exhaustivo de las células epiteliales capsulares durante la cirugía de la catarata, y los diferentes modelos de lente intraoculares más avanzadas ayudan a evitar o retrasar dicha catarata secundaria.

Tratamiento

Para restaurar la visión perdida, se realiza una abertura o ventana en el centro de la cápsula posterior (capsulotomía), mediante la aplicación de láser YAG.

La capsulotomía con láser YAG es un procedimiento sencillo, ambulatorio e indoloro. Se practica en pocos minutos, después de dilatar la pupila del paciente, bajo el efecto de unas gotas de anestésico y el paciente puede regresar a su domicilio de forma inmediata con un tratamiento en gotas.

La recuperación visual es completa (si no existen además, otras alteraciones oculares a nivel de la retina, de nervio óptico o corneales) y rápida, notando mejoría a las pocas horas. Pasados unos días realizamos una revisión ocular para comprobar la evolución y un examen para valorar la necesidad, o no de cambiar las gafas.  En cualquier caso, la capsulotomía mejorará en lo posible la visión.

A pesar de ser un procedimiento muy seguro, algunos pacientes relatan la visión de “cuerpos flotantes” en los días posteriores, posiblemente debido a pequeños fragmentos residuales de la cápsula que suelen reabsorberse y desaparecer en pocos días, aunque en casos aislados esta sensación puede persistir un tiempo más prolongado.

Es un tratamiento definitivo en una única sesión, aunque en casos muy excepcionales, se reproduce la opacidad, haciéndose necesaria la repetición del proceso.

Profesionales que tratan esta patología

Preguntas frecuentes

  • No, la lente está apoyada sobre una superficie que es conocida como cápsula posterior, y es la migración de células epiteliales sobre esta cápsula la que produce que pierda la transparencia, con la consiguiente pérdida en la calidad visual.

  • Tiene una recuperación muy rápida, prácticamente en cuanto se termina el procedimiento se nota mejoría a nivel visual y, sobre todo a las pocas horas, cuando el efecto de las gotas que dilatan la pupila va desapareciendo. Lo único que puede notar es la visión de cuerpos flotantes, en los primeros días, pero es algo transitorio.