Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

¿Qué son?

Los defectos de refracción son defectos ópticos que aparecen cuando el ojo no es capaz de enfocar la imagen en la retina, y son básicamente tres:

  • Hipermetropía: el ojo es corto o tiene poco poder para enfocar, de manera que la imagen queda enfocada detrás de la retina haciendo que el paciente vea borroso de cerca. En las hipermetropías ligeras y medias, el niño puede realizar un esfuerzo de acomodación y hacer posible el enfoque en la retina, logrando por tanto una buena visión. Sin embargo, este esfuerzo prolongado puede provocar cansancio, dolores de cabeza y malestar ocular.
  • Miopía: los rayos de luz se enfocan delante de la retina debido a que el ojo es largo o el poder de enfoque es excesivo, provocando que los objetos lejanos se vean borrosos. En este caso, el niño no va a poder realizar ningún esfuerzo para compensar la miopía y mejorar la visión de lejos.
  • Astigmatismo: es debido a una desigualdad en la curvatura de la córnea, de manera que los rayos se enfocan en varios puntos de la retina, afectando tanto a la visión de lejos como la de cerca.

Al nacer el ser humano no tiene su sistema visual completamente desarrollado. No nacemos viendo sino con la capacidad de “aprender a ver”.

A pesar de contar con las estructuras oculares completas, el sistema visual del recién nacido es inmaduro y se irá desarrollando a medida que la corteza cerebral reciba estímulos apropiados y más o menos simétricos de ambos ojos durante los primeros años de vida.

Los primeros meses de vida son de especial importancia y se pueden distinguir en diferentes etapas.

  • Al nacer, el bebé tiene una visión limitada a 20-30 cm, sólo percibe las sensaciones de claro y oscuro, la movilidad del ojo es muy reducida y la agudeza visual también.
  • A los 2-3 meses ya sonríe y empieza a seguir objetos en movimiento.
  • A partir de los 3-4 meses se inicia la visión en profundidad, el niño percibe más variedad de colores y empieza a enfocar mejor.
  • A los 6 meses puede fusionar las dos imágenes retinianas de un objeto obteniendo visión binocular. A partir de este momento ya ha aprendido a utilizar ambos ojos de forma coordinada y deja de “bizquear”.
  • No será hasta los 8-9 años cuando la visión se desarrolle por completo, siendo los 4 primeros los de mayor progresión. En este período el sistema visual es muy vulnerable, de forma que cualquier causa que comporte una mala visión de uno o ambos ojos durante la infancia puede provocar una falta de desarrollo de la función visual derivando en un problema de ambliopía u “ojo vago”.

Síntomas

Hay una serie de signos y síntomas que pueden indicar la existencia de algún problema de refracción y que por tanto deben ser motivo de acudir al oftalmólogo:

  • Visión borrosa
  • Parpadeo constante
  • Cefalea y pesadez de párpados
  • Enrojecimiento ocular frecuente y picor
  • Que el niño se acerque a los objetos o sea incapaz de leer la pizarra
  • Inclinación de la cabeza para fijar la vista (tortícolis)

Cuándo hacer la primera revisión

La primera exploración oftalmológica debe llevarse a cabo en el nacimiento por parte del pediatra para descartar la presencia de anomalías estructurales o problemas oculares congénitos severos.

Más adelante, y a pesar de no existir sintomatología aparente, es conveniente realizar un examen ocular completo por parte del especialista a los 2-3 años de edad, para evaluar el segmento anterior y posterior del globo ocular, detectar posibles defectos de refracción y valorar el estado de la motilidad ocular para descartar la presencia de estrabismo.

La cadencia de los posteriores controles dependerá de los hallazgos de esta primera exploración, y posteriormente, aunque no haya patología, se recomienda realizar controles anuales hasta los 8-9 años, período en el que finaliza el aprendizaje visual. A partir de esta edad, podemos espaciar los controles bianualmente hasta alcanzar la mayoría de edad.

Tratamiento

El tratamiento para los defectos refractivos en la infancia, ya sea hipermetropía, miopía y/o astigmatismo, es el uso de gafas. En los niños es importante que la gafa esté bien adaptada, sea cómoda y estable.

En algún caso especial puede tratarse con lentes de contacto.

Dependiendo de si existe o no ojo vago (ambliopía) se indicará o no terapia de oclusión, con un parche normalmente. El uso de la oclusión dependerá de cada caso, en función de la edad, grado de ambliopía etc…

Profesionales que tratan esta patología

Newsletter