Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

¿Qué es la hipermetropía?

Un ojo emétrope es aquel que es capaz de enfocar correctamente las imágenes en la retina. Si la óptica del ojo difiere de la del emétrope, hablamos de defectos o errores de la refracción ocular, entre los que se encuentran la miopía y la hipermetropía.

Los hipermétropes ven peor de cerca que de lejos. Es el defecto opuesto a la miopía.

En la hipermetropía el ojo tiene una longitud menor que el ojo emétrope y por ello las imágenes de los objetos cercanos quedan enfocadas por detrás de la retina. Esto causa borrosidad, mayor cuanto más cerca está el objeto.
 

Cuantas más dioptrías de error refractivo tiene un ojo hipermétrope, más desenfocadas verá las imágenes cuando no lleve las gafas.
Durante la infancia y hasta los 40 o 50 años de edad, el cristalino (la lente natural del ojo) puede compensar este defecto y enfocar las imágenes en la retina. Con la edad, el cristalino pierde su capacidad de enfocar y la necesidad de gafas aumenta. Es lo que se conoce como presbicia o vista cansada.

Los factores genéticos juegan un papel importante. Si uno de los padres es hipermétrope, aumenta el riesgo de que los hijos también lo sean. El riesgo es aún mayor si ambos padres son hipermétropes.
 

¿Cuándo acudir al oftalmólogo?

Como en los demás errores refractivos, es importante realizar visitas periódicas al oftalmólogo para controlar su evolución. 

Es conveniente realizar una revisión ocular anual, especialmente en la infancia y en personas mayores de 40 años, debido a los cambios fisiológicos normales que se producen con la edad.

En los niños hay que estar atentos a determinados síntomas ya que la hipermetropía tiende a manifestarse en la edad escolar.

Los signos y síntomas de la hipermetropía más comunes pueden ser:

  • Dolor de cabeza
  • Cansancio visual
  • Enrojecimiento
  • Visión borrosa de cerca
     

¿Qué tratamientos hay actualmente para la hipermetropía?

El tratamiento de la hipermetropía debe individualizarse en cada caso, y aunque no se cura, se puede corregir mediante:

  • Corrección con gafas o lentillas
    Es la forma más simple de corregir la hipermetropía.
  • Cirugía refractiva láser
    La técnica LASIK es la más utilizada en las operaciones de hipermetropía por su probada seguridad y eficacia.
  • Lentes intraoculares
    En casos seleccionados existen otras técnicas quirúrgicas como el implante de lentes intraoculares fáquicas (sin quitar el cristalino) o la extracción del cristalino con implante de una lente intraocular.

Profesionales que tratan esta patología

Preguntas frecuentes

  • Por supuesto, muchas veces la hipermetropía va asociada al astigmatismo, por lo que respecta a defectos refractivos de la visión. Evidentemente, el tener hipermetropía no excluye la posibilidad de padecer cualquier otra patología del ojo.

  • La hipemetropía es generalmente heridiaria. Si uno de los pogenitores hipermétrope, aumenta el riesgo de que los hijos también lo sean, al igual que pasa con la miopía. El riesgo de ser hipermétrope es aún mayor si ambos padres son hipermétropes.