Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

¿Qué es la cirugía refractiva corneal con láser?

Hablamos de cirugía refractiva corneal con láser para referirnos al conjunto de técnicas quirúrgicas que utilizan el láser para modificar la curvatura de la córnea y corregir los defectos refractivos del ojo (miopía, hipermetropía y astigmatismo) y así eliminar, o como mínimo reducir, la dependencia de las gafas y/o lentillas.

La cirugía refractiva con láser, por su fiabilidad y seguridad, es el método más utilizado para la corrección de los defectos refractivos leves y moderados.

Defectos refractivos

  • Astigmatismo

El astigmatismo se caracteriza porque el ojo no es capaz de formar una imagen nítida a partir de un objeto debido a que la potencia
del sistema óptico varía entre los meridianos de mayor y menor potencia.

  • Hipermetropía

En la hipermetropía los objetos lejanos quedan enfocados por detrás de la retina, esto causa que los objetos cercanos se vean borrosos.

  • Miopía

La miopía es una alteración de la refracción en la que los objetos lejanos se enfocan por delante de la retina y no sobre ella, produciendo
una visión lejana borrosa.

¿Puedo operarme?

En una primera visita, el oftalmólogo evaluará tu graduación actual, el estado de salud ocular y realizará un examen ocular completo. Dependiendo de los resultados, se determinará el tipo de intervención más aconsejable en cada caso.

Barraquer dispone de quirófanos y salas láser equipados con la última tecnología así como un Servicio de Urgencias 24 h.

Para poder operarte debes cumplir los siguientes requisitos:

  • Ser mayor de 18 años
  • No estar embarazada
  • No estar en período de lactancia
  • Tener una graduación estable
  • No padecer enfermedades oculares que contraindiquen la intervención
  • No tomas medicamentos que interfieran en una correcta cicatrización.
  • No existen contraindicaciones tras la realización de los exámenes preoperatorios.

Técnicas quirúrgicas (PRK, LASIK, SMILE)

PRK (Photorefractive Keratectomy)

  • El láser se puede aplicar directamente al epitelio corneal. Respeta en gran medida la arquitectura y la fisiología de la córnea, ya que actúa de forma superficial.
  • Es un procedimiento rápido que se realiza en un solo tiempo.
  • Produce dolor durante unos días y la recuperación visual es lenta.
  • Indicada en pacientes con córneas finas, y también en aquellos que por su profesión o por aficiones puedan recibir impactos en el ojo.

LASIK (Laser-Assisted in Situ Keratomileusis)

  • Para evitar la herida en el epitelio se levanta una capa fina (flap), se aplica el láser en el interior (capa conocida como estroma corneal) y se reposiciona la capa de nuevo.
  • Al día siguiente las molestias son mínimas y la visión es bastante buena.
  • El tratamiento se hace en 2 tiempos, con un intervalo de pocos minutos, y acaba por causarse un efecto más profundo en la córnea, pudiendo afectar a la arquitectura y a los nervios corneales.

SMILE (Small Incision Lenticule Extraction)

  • Se modifica la curvatura corneal tallando una lámina interna que se extrae a través de una incisión muy pequeña.
  • Se mantiene el epitelio por lo que el dolor postoperatorio es casi inexistente.
  • Se mantienen las capas superficiales intactas y nervios corneales se afectan en menor grado, el riesgo de ectasias y de sequedad es menor.
  • Se realiza en un solo tiempo.
  • Es la más cirujano dependiente y la visión puede recuperarse algo más lentamente que en el caso del LASIK.

Es importante concluir que no hay técnicas mejores o peores en este campo, ya que lo importante es concretar cuál de ellas se adecua mejor a cada paciente. Un diagnóstico adecuado es clave.

Aspectos prácticos del procedimiento

El preoperatorio

  • En una primera visita se evalúa su graduación actual, el estado de salud ocular y se realizará un examen para determinar los parámetros principales de la córnea.
  • Dependiendo de los resultados, se determinará el tipo de intervención más aconsejable en cada caso: cirugía superficial con láser (PRK), cirugía con láser de extracción de lentículo a través de pequeña incisión (SMILE) y cirugía intraestromal con láser (LASIK).
  • Deberá suspender el uso de lentes de contacto un mínimo de 15 días antes de la intervención.
  • El día antes de la intervención se realizarán una serie de pruebas complementarias para confirmar los datos previos y determinar los parámetros idóneos del tratamiento.

La operación

  • La cirugía es ambulatoria, aunque deberá permanecer unas horas en la clínica.
  • Se aplican unas gotas de anestesia tópica antes de la intervención.

Profesionales que realizan este tratamiento

Preguntas frecuentes

  • La cirugía refractiva láser se realiza generalmente a partir de los 18 años debido a una serie de factores, entre los que se encuentran:
    La cirugía necesita un mínimo de colaboración por parte del paciente para evitar complicaciones intraoperatorias. Es una cirugía que normalmente se realiza con anestesia local mientras que en un niño debería realizarse con anestesia general.

    Los defectos refractivos, como la miopía, deben ser estables para realizar la cirugía. Recordemos que la operación corrige la miopía pero no detiene su evolución, por tanto, es necesario que la miopía no haya aumentado por un período mínimo de dos años, cosa que ocurre, en la mayoría de los casos, a partir de los 18 años. De lo contrario, la miopía podría seguir progresando por lo cual el niño volvería a necesitar gafas.

    Por lo tanto, y en general, se recomienda corregir la miopía y/o hipermetropía con gafas o lentes de contacto hasta que el defecto sea estable. En algún caso muy seleccionado, en que el niño tiene una diferencia de graduación importante entre un ojo y el otro, y por diferentes circunstancias no puede realizarse un tratamiento conservador para evitar la ambliopatía u ojo vago, se ha intentado el tratamiento quirúrgico con resultado variable.