Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

¿Qué es?

La queratitis herpética es una infección de la córnea, la parte anterior transparente del ojo, causada por el virus herpes simple. Mientras que el virus herpes simple que afecta los genitales es de tipo 2, el que infecta los ojos y la boca es de tipo 1. E

sta infección puede afectar a diferentes capas de la córnea y producir una reacción inflamatoria. También puede infectar las estructuras más profundas del ojo como el iris y causar una inflamación dentro del ojo.

La causa de la queratitis herpética puede ser también por el virus herpes zoster, conocido como “la culebrilla”. Los síntomas, las afectaciones y el tratamiento son diferentes a la queratitis por herpes simple.

Síntomas

Los síntomas de la primera infección ocular por el virus herpes simple son producidos por una conjuntivitis que puede pasar desapercibido como una conjuntivitis por cualquier otro virus. Ojo rojo, lagrimeo, molestias y escozor son los principales síntomas.

Cuando el virus infecta la córnea por primera vez, generalmente afecta el epitelio, la capa más externa. Dolor, ojo rojo, molestias por la luz, lagrimeo y visión borrosa son las manifestaciones más frecuentes.

Cuando el virus vuelve a reactivarse, puede volver a infectar el epitelio o a las capas más profundas de la córnea como el estroma, la capa más gruesa de la córnea, o el endotelio, la capa más posterior. Además, puede causar una reacción inflamatoria en el estroma corneal o dentro del propio ojo. Los principales síntomas de esta afectación es la pérdida de visión, dolor, ojo rojo y molestias por la luz.

Causas y factores de riesgo

El virus herpes simple se contagia por contacto de mucosa a mucosa o por las secreciones producidas por las mucosas infectadas, como de boca a boca o de saliva o lágrima cargada de virus al ojo. Una vez que el virus infecta el ojo, ya nunca se elimina. Cuando las manifestaciones o los síntomas de la queratitis desaparecen, el virus queda durmiente en el sistema nervioso del ojo.

Cuando el virus se activa es cuando la queratitis recidiva. Hay diversas hipótesis sobre los factores que pueden “despertar” el virus durmiente y producir la queratitis recidivante. La exposición al sol, el estrés o la baja en defensas son unos de ellos aunque en los estudios hasta el presente, no se han podido confirmar.

Tipos

Los tipos de la queratitis herpética dependen de la capa de la córnea que está afectada y de si la queratitis está producida principalmente por una infección directa del virus o por la reacción inflamatoria causada por el virus:

  1. Queratitis epitelial. El virus invade el epitelio corneal produciendo unas lesiones lineales con ramificaciones llamadas lesiones dendríticas. Si no se trata, estas lesiones se ensanchan y van creciendo, dando un aspecto de unos mapas denominadas lesiones geográficas. Cuanto más se tarda en tratar y curar, más cicatriz puede dejar, causando una pérdida de visión permanente especialmente si el centro de la córnea está afectado.
  2. Queratitis estromal inmune. Aparece cuando ya hubo algún episodio de queratitis epitelial y el virus ha quedado durmiente. Este tipo de queratitis es debido a la inflamación por partículas del virus dentro de la capa del estroma de la córnea. No hay virus activo. La córnea se edematiza o “está hinchada” causando una pérdida de visión. El epitelio corneal está intacto.
  3. Queratitis estromal necrotizante. Aparece cuando ya hubo algún episodio de queratitis epitelial y el virus ha quedado durmiente. Este tipo de queratitis afecta al estroma corneal pero contrario del tipo anterior, la queratitis estromal necrotizante está producida por una reactivación y una invasión directa del virus dentro de la córnea. Además, suele causar una inflamación de la córnea más virulenta y los síntomas son más severos. La córnea se edematiza pero también aparece una invasión de los glóbulos blancos en dicha zona, dando un aspecto similar a una infección corneal por otros gérmenes como las bacterias o los hongos. Es muy importante descartar estas causas de infección mediante un cultivo de la muestra corneal afectada.
  4. Endotelitis. Es una infección directa del virus con inflamación secundaria en la capa más profunda de la córnea, el endotelio. Además, causa una reacción inflamatoria dentro del ojo. La córnea se edematiza, hay células de los glóbulos blancos adheridas al endotelio y flotando dentro del humor acuoso, el líquido que está dentro del ojo.

Prevención

La prevención es no tocar los ojos con las manos que puedan estar contaminadas por las secreciones que contengan el virus. No utilizar colirios, pañuelos y toallas de pacientes con queratitis que tengan esta enfermedad activa.

Tratamiento de la queratitis herpética

El tratamiento consiste en antivírico tópico para tratar las queratitis producidas por el virus activo. Si la causa principal de la queratitis es la inflamación, se debe utilizar corticoide tópico bajo control del oftalmólogo y siempre con un antivírico adyuvante ya que el uso del corticoide sin antivírico preventivo puede reactivar el virus y producir otro tipo de queratitis. En algunos casos está indicado utilizar antivírico o corticoide vía sistémica.

En los casos que la queratitis herpética haya producido cicatrices corneales que comprometen la visión, el trasplante de córnea es la opción más adecuada para recuperar la visión perdida.

Profesionales que tratan esta patología

Preguntas frecuentes