Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

dia mundial diabetes retinopatia diabetica

11/11/2016

La diabetes puede dañar los ojos. Puede dañar los pequeños vasos sanguíneos de la retina, que es la capa posterior del ojo. Esto se conoce como retinopatía diabética. La retina transforma la luz y las imágenes que entran en el ojo en señales nerviosas que son enviadas al cerebro.

La retinopatía diabética es una complicación frecuente de la diabetes mellitus que compromete el funcionamiento de la retina y puede cursar con disminución severa de la visión. Sorprendentemente, incluso en fases muy avanzadas, la retinopatía diabética no siempre provoca molestias visuales. Por ello es conveniente que el paciente diabético se someta a controles oftalmológicos periódicos.

¿Cuáles son los síntomas?

La retinopatía diabética frecuentemente no ofrece ninguna señal de advertencia en fases iniciales. En la mayoría de los casos no provoca síntomas hasta que los daños en el ojo son graves.

Los síntomas que suelen aparecer son:

  • Visión borrosa.
  • Moscas volantes.
  • Pérdida lenta de visión con el transcurso del tiempo.
  • Pérdida repentina de visión.
La detección precoz y el tratamiento a tiempo mejoran ostensiblemente el pronóstico visual de la enfermedad y pueden evitar la progresión hacia la ceguera.

¿Qué tratamientos hay actualmente?

Algunos pacientes únicamente necesitan realizar controles periódicos de su estado ocular.

El láser y la cirugía son procedimientos altamente efectivos en el tratamiento de la retinopatía diabética, siempre que estén correctamente indicados y realizados por un oftalmólogo especializado en esta enfermedad.

Igualmente, la inyección de fármacos intraoculares resulta muy efectiva en casos seleccionados.

Newsletter