Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

23/11/2016

El melanoma es un tumor que aparece con mayor frecuencia en la piel, sin embargo también puede crecer en el espacio intraocular a partir de las células pigmentadas (melanocitos) de la capa intermedia/vascular del ojo, la úvea, compuesta por el iris, el cuerpo ciliar y la coroides.

¿Qué es un melanoma coideo?

La coroides es la capa de vasos sanguíneos que se encuentra detrás de la retina a la que le proporciona oxígeno y otros nutrientes. El melanoma de coroides o melanoma coroideo es el tumor ocular maligno primario más frecuente en el adulto y afecta a 6-9 personas por cada millón de habitantes y año (según datos procedentes de Estados Unidos y de los países europeos nórdicos), siendo más frecuente en personas de piel y ojos claros.

Causas, signos y síntomas clínicos

En muchas ocasiones el paciente no presenta síntomas y el melanoma se diagnostica en una exploración rutinaria. En otros casos, el tumor crece en la parte posterior del ojo y da lugar a síntomas como visión borrosa o disminución del campo visual, acompañados o no de la percepción de miodesopsias (moscas volantes) o fotopsias (luces).

Ocasionalmente el crecimiento del melanoma puede producir una catarata, una hemorragia intraocular, un desprendimiento de retina o incluso puede extenderse hacia las capas superficiales del ojo haciéndose visible como una mancha oscura en la escleró- tica (parte blanca del ojo).

Métodos diagnósticos

El diagnóstico se realiza mediante una exploración ocular completa que incluye un examen del fondo de ojo con dilatación de la pupila, fotografías especializadas (retinografías con y sin contraste), tomografía de coherencia óptica y ecografía ocular.

En esta última, los melanomas presentan unas características muy típicas que permiten confirmar el diagnóstico y además medir el tumor para valorar su tamaño y su grado de actividad o crecimiento en el tiempo.

Con estos exámenes y en manos expertas, la precisión diagnóstica supera el 95%. Dado que el melanoma es un tipo de cáncer con capacidad de diseminación metastásica, una vez realizado el diagnóstico ocular es imperativo realizar un estudio y un seguimiento de extensión del tumor, con la colaboración de un especialista en oncología médica, para valorar el posible compromiso de los tejidos perioculares y de otros órganos (hígado y huesos, fundamentalmente).

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para erradicar el tumor son múltiples y muy especializadas. Desde hace 15 años la Unidad de Oncología Ocular del Centro de Oftalmología Barraquer, dirigida por el Dr. Rafael I. Barraquer, ofrece un servicio integral y pionero en España para el diagnóstico y el tratamiento de los tumores oculares.

En el caso del melanoma, en función del tamaño y de la localización del tumor, optamos por tratamientos con radioterapia (braquiterapia con isótopos radioactivos o diferentes modalidades de radioterapia externa) o bien por técnicas avanzadas de microcirugía ocular para la resección del tumor. La enucleación del globo ocular continúa siendo una alternativa necesaria sólo en casos muy avanzados, en los que el melanoma es de gran volumen y ya no se puede tratar con métodos conservadores.

Newsletter