Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

¿En qué consiste el tratamiento?

Braquiterapia procede del griego (“brachys”) que significa “cerca”, y es una modalidad de radioterapia local que permite irradiar una tumoración desde una fuente que está en contacto o incluso dentro del órgano afecto. El isótopo radioactivo más utilizado es el Yodo 125. En oftalmología la fuente radioactiva se coloca encima de la esclerótica (epiescleral), que es la parte blanca del ojo.

¿Cuáles son sus indicaciones?

La primera indicación de braquiterapia epiescleral es el melanoma uveal, aunque también puede utilizarse para irradiar otro tipo de tumores intraoculares (retinoblastoma, metástasis y tumores vasculares de la retina y de la coroides).

¿Cómo se realiza?

Se trata de una intervención quirúrgica que consiste en colocar una placa de oro cargada con los isótopos radiactivos en contacto con el globo ocular, coincidiendo con la localización del tumor. El tamaño de la placa y la dosis se individualiza en cada caso, en función del tipo de tumoración y de su tamaño.

Es esencial contar con un equipo bien coordinado que incluya un oftalmólogo experto y un radioterapeuta oncólogo que decide cuánto tiempo debe estar la placa in situ. Pasado este período (que suele ser de 3 a 5 días) se procede a retirar la placa.

Resultados

En un alto porcentaje de casos se consigue la cicatrización del tumor, que no es inmediata. El paciente debe seguir controles clínicos y ecográficos periódicos para constatar la regresión de la tumoración. La resolución definitiva del tumor suele alcanzarse al cabo de varios meses. 

 

Posibles riesgos

La radiación emitida por la braquiterapia epiescleral no afecta a otros órganos ni a las personas de alrededor, puesto que se trata de una radioterapia muy localizada. En general es un tratamiento con pocos efectos indeseables.

Cuando el tumor se localiza en la parte anterior del ojo existe el riesgo de desarrollar una catarata radiogénica y en los casos en los que se irradia una lesión próxima a la retina central o al nervio óptico puede aparecer una retinopatía o neuropatía por radiación, con disminución de la visión.

Profesionales que realizan este tratamiento

Preguntas frecuentes

  • La cirugía se realiza normalmente con anestesia local y por normativa legal de medicina nuclear el paciente debe permanecer ingresado en la clínica mientras la placa está en contacto con el ojo. Una vez se ha cumplido el tiempo del tratamiento se retira la placa con una intervención quirúrgica sencilla y el paciente ya puede salir del hospital.

Newsletter