Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

¿Qué es la alta miopía?

La miopía es un defecto de refracción en el que las imágenes se forman por delante de la retina, lo que hace que los objetos cercanos puedan verse nítidamente mientras que los objetos lejanos se ven muy borrosos.

Hablamos de alta miopía cuando el grado del defecto refractivo es mayor de seis u ocho dioptrías y se produce por un excesivo crecimiento del tamaño del ojo. Este aumento de longitud no solo hace que debamos llevas gafas de elevada graduación, sino que también aumenta el riesgo de padecer otras patologías potencialmente graves.

El crecimiento del ojo hace que la retina se adelgace y se debilite aumentando la probabilidad de tener hemorragias, lesiones retinianas o incluso desprendimiento de retina. También es muy frecuente la degeneración del vítreo (líquido gelatinoso que rellena el ojo) provocando la aparición de cuerpos flotantes. En miopías muy altas se puede deteriorar gradualmente la mácula que es la parte más importante de la retina provocando una disminución progresiva e irreversible de la agudeza visual.

La alta miopía también predispone al glaucoma y a desarrollo precoz de cataratas.

Síntomas

La principal sintomatología de la alta miopía es la disminución de la agudeza visual y la necesidad de llevar gafas para ver nítidamente de lejos. La graduación de las gafas normalmente irá aumentando desde la niñez o la adolescencia hasta la edad adulta en que normalmente se estabiliza, no obstante, en algunos casos, puede seguir aumentando con los años aunque de forma más lenta.

Es recomendable hacer revisiones oftalmológicas periódicas. Lo habitual es realizarlas anualmente.

Hay una serie de síntomas que nos deben alertar sobre posibles complicaciones, sobre todo, en la retina, la aparición súbita de moscas volantes, visión de luces intermitentes en alguna zona del campo visual, la aparición de manchas o cualquier pérdida parcial o total de visión nos deben hacer acudir con urgencia al oftalmólogo.

Causas

Las causas por las cuales se produce el aumento de tamaño excesivo del ojo son desconocidas e impredecibles, aunque existe un componente genético indudable, por lo que los antecedentes familiares de miopía suelen estar presentes.

Tipos

Podemos clasificar la miopía en dos grandes grupos:

Miopía simple: Es aquella inferior a 6 dioptrías y que generalmente no suele presentar complicaciones. Se produce como discrepancia entre los elementos refractivos del ojo, sobre todo la córnea, y la longitud axial.

Alta miopía: También llamada miopía degenerativa, mayor de 6 u 8 dioptrías y con mayor predisposición a provocar complicaciones y a tener otras patologías oculares asociadas. En general, a mayor número de dioptrías más riesgo de complicaciones. La miopía de muy alta graduación también se denomina miopía magna.

Prevención

La miopía alta no se puede prevenir, es decir, no podemos impedir el crecimiento excesivo del ojo. Lo que sí podemos prevenir, en muchas ocasiones, son las complicaciones derivadas de la misma. Por lo cual es recomendable un control oftalmológico periódico que incluya la toma de presión intraocular y el examen de fondo de ojo.

Tratamientos

El tratamiento de la miopía se basa en la corrección óptica del defecto refractivo ya sea con gafas o con lentes de contacto.

Mientras que en la miopía simple el tratamiento quirúrgico de elección suele ser la aplicación de láser excimer en la córnea, la miopía alta puede corregirse quirúrgicamente implantando lentes intraoculares.

Si bien, estos tratamientos quirúrgicos, corrigen de forma excelente el defecto óptico, no pueden detener la posible progresión de la miopía ni eliminan la posibilidad de complicaciones en la retina.

El tratamiento de las complicaciones retinianas consistirá en la fotocoagulación láser de las lesiones predisponentes al desprendimiento de retina, y tratamiento quirúrgico si ya se ha producido este. Si aparecen membranas neovasculares que producen hemorragias pueden tratarse con inyecciones intravitreas.

Profesionales que tratan esta patología

Preguntas frecuentes

  • La miopía simple suele comenzar en la niñez, aumenta con más celeridad en la adolescencia y suele iniciar la estabilización al término del desarrollo corporal (18-22 años).

    La alta miopía suele aumentar más rápidamente y se estabiliza más tarde. Es difícil establecer una edad determinada ya que dependerá de muchos factores, probablemente el más importante es el número de dioptrías, es decir, cuanto más alta sea la miopía más tardará en estabilizarse. La mayoría de las miopías no suelen aumentar de forma continuada por encima de los 25 años, pero no se puede descartar un incremento aleatorio más allá de dicha edad.

  • Cualquier tipo de cirugía refractiva, sea con láser o sea con implante de lentes intraoculares tienen como objetivo corregir la miopía actual, cosa que realizan con gran precisión, pero no existe ninguna técnica actual que evite la su progresión. Por tanto, la cirugía deberá realizarse cuando la miopía sea estable y lleve un par de años sin incrementarse significativamente.

    La mayoría de miopías una vez estables no tienen tendencia a cambiar en la edad adulta, si bien las miopías más altas pueden hacerlo con mayor frecuencia que las miopías simples.