Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, personaliza la configuración.

¿En qué consiste el tratamiento?

La cirugía de la catarata consiste en extraer el contenido del cristalino opacificado mediante ultrasonidos y reemplazarlo por una lente intraocular (LIO) personalizada en cada caso. 

¿Cuándo está indicado el tratamiento?

En las cataratas incipientes se pueden tomar medidas paliativas como el uso de gafas de sol para evitar el deslumbramiento o graduadas si se ha producido un cambio en la refracción. Pero el tratamiento definitivo de las cataratas sigue siendo el quirúrgico.

Las cataratas pueden aparecer a cualquier edad, pueden ser incluso congénitas, aunque generalmente las cataratas aparecen en la edad senil. En cuanto el paciente empieza a notar una pérdida de su agudeza visual y ya no esté cómodo, se puede proponer y realizar la cirugía de cataratas.

¿Cómo se realiza?

Esta cirugía se realiza en el quirófano, con anestesia local. Se practica una pequeña incisión en el eje en el que el paciente presente más astigmatismo, y a través de esta pequeña incisión el cirujano trabaja en el interior del ojo.

Primero abre la cápsula anterior del cristalino y mediante un instrumento denominado facoemulsificador, que es una pequeña sonda metálica, que a su vez riega líquido dentro del ojo, procede a romper el cristalino en pequeños fragmentos.

Este facoemusificador emplea energía ultrasónica que además produce calor y va rompiendo el cristalino en pequeños fragmentos que se van aspirando.

Así es posible realizar la operación a través de una incisión pequeña y no practicarla a través de una incisión amplia como se hacía antiguamente que requería puntos de sutura. Esta pequeña incisión no va a requerir puntos de sutura.

Una vez se ha limpiado todo el saco del cristalino y queda bien transparente se procede a la implantación de una lente intraocular. Con esta lente intraocular, cuya potencia se calcula previamente, podemos ya corregir la visión del paciente.

Actualmente estamos colocando las lentes intraoculares plegables que pueden ser de distintos tipos:

  • LIO monofocales: Permiten una excelente calidad de visión pero solamente tienen un punto de enfoque, con lo cual se utilizan para pacientes a quienes no les importe llevar gafas. Intentamos dar siempre la mejor calidad de visión de lejos y los pacientes tienen que llevar gafas para el ordenador y para visión próxima.
  • LIO multifocales: Tienen tres focos, en general estamos empleando las lentes trifocales, y permiten al paciente ver bien de lejos a media y a corta distancia. Al dividir la luz en tres focos pueden perder un poco de calidad de visión, aunque los pacientes prácticamente no lo notan. Hay que advertirles de la posibilidad de aparición de fenómenos nocturnos, como la presencia de halos y deslumbramientos, y también puede haber una pequeña pérdida de sensibilidad al contraste. En general, los pacientes que tienen ya una catarata previa no suelen notar estas pequeñas alteraciones ópticas y suelen quedar muy satisfechos.
  • LIO de foco extendido: Han aparecido en los últimos años y permiten ver correctamente en visión lejana como en visión intermedia. Se necesitará una pequeña adición en gafas para la lectura de letras pequeñas en visión próxima. Estas lentes de foco extendido tienen la ventaja que presentan menos problemas nocturnos que las trifocales.

La cirugía de catarata, se realiza generalmente primero en un ojo, y al cabo de unos días se practica en el otro ojo.

Es una cirugía indolora, debido a la anestesia. Se trata también de una operación corta, dura aproximadamente unos 10-15 minutos.

El paciente se va a casa inmediatamente después de la intervención y al día siguiente se le destapa el ojo y empieza un tratamiento con antibióticos y antiinflamatorias que dura pocas semanas. 

Resultados

En general, a los pocos días, ya se puede hacer una vida normal evitando traumatismos en los ojos, y el contacto con el agua o sustancias que puedan provocar algún tipo de inflamación o irritación ocular.

El pronóstico de la cirugía de cataratas es bueno, la recuperación es rápida y los avances constantes en este procedimiento han hecho que sea una de las intervenciones más exitosas.

Profesionales que realizan este tratamiento

Preguntas frecuentes

  • En un primer momento, cuando la catarata es poco densa, se nota un enturbiamiento de la visión. Asimismo, las luces pueden causar más deslumbramiento del habitual. A medida que la catarata se desarrolla, la visión se hace más borrosa, dificultando progresivamente la realización de las actividades cotidianas.

  • Antiguamente se dejaba madurar mucho la catarata ya que se operaba de una forma distinta. Había que sacarla entera y no se colocaba ninguna lente intraocular. Actualmente, debido a que se fragmenta con los ultrasonidos, es preferible que no esté muy dura. Evidentemente tampoco hay que operar a todos los pacientes cuando les empieza la catarata, pero sí cuando la catarata ya está en un grado 3, 4 o 5 sobre 10, para no se endurezca y evitar así complicaciones. Explicamos a los pacientes que cuando empiecen a notar ya molestias y la catarata interfiera con sus quehaceres habituales, se debería de operar.

  • El láser es una tecnología que salió hace 5 o 7 años, y no hemos visto ningún beneficio importante. El láser lo único que hace es cortar, realiza las incisiones corneales y corta el cristalino, pero no hemos visto ninguna diferencia significativa respecto al empleo de ultrasonidos. Es posible que en el futuro el desarrollo de otros láseres más rápidos permitan provocar que el cristalino no se corte sino que se diluya y se pueda aspirar sin la necesidad de ultrasonidos.